06/05/2016

André no es Aimar, pero lo será...

El portugués terminará siendo más bueno que bonito, y espero que lo sea en el Valencia

06.05.2016 | 22:12

a temporada ha sido muy dura en todos los sentidos. El equipo fracasó estrepitosamente en un grupo asequible de Champions, cayó en semifinales de la Copa del Rey con la humillación del 7-0 en el Camp Nou, y ha deambulado en la Liga con acopio de entrenadores varios. Y encima, y duele, cuatro rivales directos tienen opciones de levantar títulos porque han llegado a finales europeas o de Copa del Rey. Estoy convencido que la mayoría de valencianistas no saben qué equipo quiere que pierda la final de Milán. Mi teoría es básica: que palme el Atleti así no tendrá ahora mismo más Champions que el Valencia. Como dice Jorge Iranzo, cuando se acabe esta vida, al Real Madrid ya le habremos superado en Copas de Europa€

Super Ratón
Ayer se cumplieron 14 años de aquella tarde en la Rosaleda. Fue el primer momento de gloria absoluta de una generación de valencianistas que no había visto nunca ganar una Liga a su equipo. El equipo vestido de naranja afrontaba su primera opción de proclamarse campeón en Málaga y venció 0-2 gracias a los goles de Ayala y Fabio Aurelio. Sin duda, la imagen del Ratón pidiendo calma pasará a la historia del Valencia, forma parte del imaginario colectivo. Ayala quiso estar ayer en el programa Super Murciélago de Levante TV para rememorar ese momento: "Tranquilos, no festejemos antes. Aún falta faena por hacer", fue la explicación del gesto que dio el Ratón, quien quiso lanzar un mensaje al valencianismo: «El Valencia tendría que estar en esta etapa del año peleando por algo. Ahora se debe empezar un trabajo de hormigas, no sólo de los futbolistas sino de la gente que les rodea para darle a la afición lo que se merece». Palabra de Ayala: te rogamos, óyenos. Grande Super Ratón.

André no es Pablo
Repasando aquel partido mítico en Málaga, me di cuenta de la enorme aportación de Pablo Aimar al juego del Valencia aquella temporada. Tuvo tantos detractores que consiguieron imponerse a los fanáticos del argentino, de modo que el recuerdo del paso de Aimar por el Valencia fuera el de un jugador que se quedó a medias, sin justificar la enorme inversión que hizo el Valencia por él. Muchos de esos seguidores críticos comparan al pibe de Río Cuarto con André Gomes para justificar su condición de jugador preciosista y poco pragmático. Pero no valen comparaciones. Aimar fue decisivo en aquel Valencia campeón. No hay más que ver la doble pared en el gol de Fabio Aurelio para darte cuenta del papel del jugador argentino en el engranaje de Rafa Benítez. Es lo que le pedimos a André los seguidores más exigentes con el portugués. Clase le sobra, pero no la ha puesto al servicio del equipo. Hace meses escribí que André era «más bonito que bueno». Lo mantengo, pero estoy convencido de que pronto será tan bonito como bueno. Y me gustaría que fuera con la camiseta del Valencia y no con la de la Juve o la del City.

Cheryshev, te compro
Hay jugadores propensos a lesionarse y esa etiqueta se le ha colgado ya a Cheryshev, quizás de manera injusta. Su paso por el Valencia ha quedado resumido en goles decisivos para la permanencia, un compromiso total con el club y una lesión que le ha impedido rendir cuando más se le necesitaba para intentar el milagro europeo. En pocos meses, el ruso se ha convertido en un elemento vertebrador del vestuario, no hay más que ver la dedicatoria de sus compañeros en el vestuario del Camp Nou, escenario donde debutó en la noche más aciaga de la temporada y donde además tuvo que dar la cara tras la debacle como si fuera el capitán del equipo. El Valencia ya cometió un grave error con Sergio Canales cuando ejecutó la opción de compra tras haber sufrido una grave lesión. Y recayó. Pero este caso no es lo mismo. Las lesiones no son comparables y Cheryshev es un jugador que marca las diferencias. Si los médicos del Valencia no desaconsejan su fichaje por estas lesiones musculares encadenadas, yo haría un esfuerzo y compraría al Real Madrid a este futbolista. Tiene pinta de crack y merece jugar la Eurocopa por su profesionalidad y saber estar, en una temporada mala para él tanto en lo deportivo como en lo extradeportivo. Peter, cómpralo.

Más artículos de oponión de Vicent Sempere, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine