VICENTE BAU

El mensaje final de Lim, sincero y muy positivo

El último comunicado enviado por el máximo accionista desde Singapur es toda una declaración de intenciones

25.05.2016 | 10:58
El mensaje final de Lim, sincero y muy positivo

Hemos fallado... Y sí, esa declaración de Peter Lim es una verdad como una casa. Ahora bien, Lim añade a esa declaración otra declaración de intenciones muy positiva. Acepta el error, administra su error, pero declara que ha tomado buena nota y que piensa corregir todos los fallos en un futuro casi inmediato. ¿Y? Pues algo muy simple. Yo me lo creo. Piensen que Peter lim es un tipo de Singapur que ha comprado y salvado al Valencia y que tiene cierto derecho a equivocarse después de haber salvado al club de un futuro más que complicado. ¿Si eso quiere decir que confío plenamente en el Valencia del futuro? No, no quiere decir eso. Sí quiero decir que un tipo gran empresario de una ciudad tan lejana como Singapur tiene cierto derecho a equivocarse y tiene todo el derecho del mundo cuando lo reconoce y promete cambios.

Cierto sosiego
Yo en este momento me quedo más o menos tranquilo. Se que falta mucho camino por recorrer y que especialmente lo que falta es dotar al Valencia de toda la normalidad suficiente como para ser un equipo competitivo en el fútbol español. Peter Lim lo tiene claro y así lo ha manifestado públicamente. Ahora solo queda enfocar la próxima temporada para arreglar los entuertos anteriores y para ir devolviendo al Valencia al lugar que por tradición le corresponde. En el apartado deportivo las palabras de Peter Lim son tan claras como rotundas: En el apartado futbolero, el que al fin y al cabo nos interesa a los humanos normales y futboleros, las declaraciones del máximo accionista de la mercantil Valencia Club de Fútbol SAD son innegables y absolutamente rotundas. Lo dice claro. «Las decisiones deportivas las tomarán los profesionales» -he podido leer en Levante-EMV y SUPER a Cayetano Ros- y eso significa que Suso García Pitarch ha dado un paso de gigante respecto a sus atribuciones como jefe de la materia deportiva. Y ojo, Suso también ha sido inteligente. Y muy prudente. De las palabras de Lim se desprende que García Pitarch va a tomar el poder deportivo en lugar de Mendes...

Sin guerras
Ojo, Suso toma el lugar de Mendes pero eso no quiere decir que Mendes desaparezca del mapa. Mendes es amigo y socio de Peter Lim en otro tipo de empresas y una cosa es que no mande al cien por cien y otra no tenerlo en cuenta, que ya les aseguro yo que eso no va a pasar. Mendes domina el mercado del fútbol y es el agente principal en dicho mercado del fútbol. Se trata, simplemente, de que García Pitarch utilice a Mendes para vender o fichar a tal o cual jugador, pero evitando que esa operación o bien signifique un sobrecoste para Lim o bien signifique una mala operación para el Valencia. Mendes sabe latín. Ahora se trata de que Suso García Pitarch lo utilice en beneficio exclusivo del Valencia en lugar de en beneficio exclusivo del propio Mendes. Yo lo veo así y para mí es suficiente. No se trata de declarar una guerra a Mendes. Sí se trata de ponerle en las condiciones aceptables su talento como empresario intermediario.

La final de Copa
Voy a dar un salto. Sigo dándole vueltas a la final de Copa entre el Barça y el Sevilla. Y tengo clara una cosa. Al margen del enorme error de Unai Emery al cambiar a Mariano y dejar libre total a Neymar, que se notó y mucho en el resultaso final porque los dos goles del cuadro blaugrana vinieron por la plaza dejada vacante por el sevillista Mariano, a mí lo que más me llamó la atención es la enorme intensidad e implicación demostrada por ambos equipos. El Barça pasó de dominador a dominado para acabar dominando y lo supo hacer bien: implicación máxima. Y el Sevilla se dejó la piel en el campo para intentar ganar pese a la torpeza del propio Unai, eso se traduce también en implicación máxima. Fue un encuentro estupendo y un espejo en el que mirarse el futuro Valencia de Lim. Si la implicación máxima es la que debe guiar al Valencia del futuro, yo me apunto a ese cambio. Ahora bien, para conseguir esa implicación hay que empezar a actuar ya mismo. Ayer mejor que mañana.

Más opiniones de colaboradores

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine