27/08/2016

Mi madre ha perdonado a Alcácer

La oferta por Mustafi es más que buena, pero pasa como con Paco, que al final es una cuestión de credibilidad de Peter Lim

27.08.2016 | 15:07
Mi madre ha perdonado a Alcácer

Pues estamos en las mismas que con Paco Alcácer. La oferta de 41 millones por Mustafi es irrechazable, o si lo prefieren es una oferta como para valorarla. Lo normal es que si vendes a Mustafi por 41 millones de euros te hagan la ola porque ese jugador hace dos temporadas costó ocho millones. De hecho, si el Sevilla o el Villarreal fichan a un defensa por ocho millones de euros y dos años después lo venden por 41 en Valencia se nos llena la boca diciendo que así es como se hacen las cosas. Repito, si fichas a Mustafi por ocho y en dos años lo vendes por 41 lo normal es que te hagan la ola, pero en el Valencia de Peter Lim nada es normal y por eso nadie se la hace. La ola digo. En la venta de Mustafi no hay que valorar la oferta -que es buenísima- hay que valorar que el dueño del Valencia tiene a la gente consternada porque se ha vendido a los tres mejores jugadores de la temporada pasada. La afición duda, y es lógico.

¿Antes no pasaba?
No me gusta que se diga que es normal que Paco Alcácer quiera irse porque el proyecto del Valencia es un desastre y no se sabe hacia dónde va, no me gusta porque de toda la vida, y salvo contadísimas excepciones, cuando el Real Meseta o el FC Valors han querido a un jugador del Valencia, el jugador en cuestión se ha puesto ´palote´ como mínimo, y porque han sido muchos los jugadores que se han marchado del Valencia en los últimos años y nada se decía entonces del proyecto, entre otras cosas porque el proyecto del Valencia era más que fiable que ahora, lo que viene a demostrar que los que se van ahora y siempre se van porque les da la gana y no por el proyecto. Mendieta, sin ir más lejos, se fue al Lazio después de jugar dos finales de la Liga de Campeones... De todos, los peores son los que hablan del Valencia con la mano en el corazón en una radio al tiempo que ofrecen jugadores para hacer negocio con la otra, pero esa es una historia que contaremos otro día.

Siempre Cañizares
Tiene razón Cañizares cuando denuncia públicamente la tropelía que cometió Peter Lim con Ayala -y yo añado a Rufete que a Santi parece que se le ha olvidado, ´mecachis´ en la mar...-. Y tiene razón Cañizares cuando reclama la libertad que tenemos todos de opinar sobre el proyecto de Peter Lim. Lo que no está bien Santi, es que critiques al proyecto de Peter Lim diciendo cosas que no son del todo ciertas. Esto dijo el que para mí gusto ha sido el mejor portero que he visto vistiendo la camiseta del Valencia: «El Arsenal dobla oferta por Mustafi: de 18 a 40; y el VCF, que nunca informa de lo económico en sus operaciones, lo filtra. Raro, raro». Y no está bien porque Cañete juega al juego de muchos periodistas, juega a eso de que cuando el dato me interesa es ´información´ de la buena, y cuando el dato no me interesa es ´filtración interesada´. ¿Tanto cuesta aplaudir que el Valencia ha gestionado bien la venta de Mustafi y ha sacado un buen dinero? De hecho, si lo piensas bien, en ese comentario Cañizares está diciendo que el Valencia lo ha hecho bien, pero parece que sus principios le impiden admitirlo€

Rufete y Ayala
Recuerdo que hace un tiempo escribí que si Peter Lim no es bobo se dará cuenta que con Rufete y Ayala al frente de la dirección deportiva ganará dinero, y puse los ejemplos de Otamendi y Mustafi... ¡Qué ingenuo fui! Lo que el tiempo ha demostrado es que a Peter eso le da igual, que va a la suya. Y a la de Mendes. Como dice el director de este periódico, Lim y Meriton se juegan en estos días finales de mercado todo su crédito. Por otra parte, me reitero en la reflexión que vengo haciendo últimamente; el Valencia podrá hacer mejor o peor equipo, pero de lo que ya no dudamos es del modelo de Lim. Los cromos...

Los locos del fútbol
El otro día fui un chico bueno y cené con mi madre. La mujer siempre me dice que apenas me ve, que antes por lo menos me podía ver por la tele cada día y claro, ahora que no salgo por la tele no tiene más remedio que invitarme a cenar para verme, y ya saben que si es por la patilla yo me apunto a un bombardeo. Me dijo que ella se alegra por Paco, que seguro que le va mejor en el Barça que en el Valencia, y que está muy enfadada con Peter Lim. Dice que no se arrepiente de haber renovado el pase, que ella no se va a perder ningún partido esta temporada, pero se indigna y me dice «estos tios, quien equip van a fermos?». Ya digo que está muy enfadada pero ha perdonado a Paco, hablaba de él con el cariño de una persona mayor sobre un niño al que aprecia de corazón, porque solo desde el cariño verdadero se puede perdonar como mi madre ha perdonado. Mientras hablaba y hablaba de Paco sin parar, me di cuenta que me estaba dando otra lección, me demostraba que en esta vida se puede perdonar, que es bueno perdonar, y que el rencor no conduce a nada. Le di la razón, y seguí callado escuchando mientras esperaba que el camarero trajera de una vez el pan sin tomate porque no me gusta el tomate crudo. Y mientras me preguntaba por Mustafi y por Munir traté de imaginar a Alcácer con la camiseta del FC Valors y lo siento mucho pero yo no lo puedo perdonar. Tal vez no sea tan buena gente como es mi madre, pero lo imagino de azulgrana y me enciendo. Cenamos en un restaurante de El Puerto de Sagunto, y en el camino de vuelta mientras debatíamos si pasábamos por El Puig a ´vore la primera tallà del bou embolat´ o nos íbamos directamante a casa, mi mujer me preguntó si ahora Alcácer iba a ser como Mijatovic, de quien está prohibido hablar en casa, y le dije «calla, loca, calla... no se puede comparar en la vida. Paquito no es como el otro». Dice mi mujer que no hay quien nos entienda. PD: Lo que me toca la moral de este Valencia de Peter Lim es que ya no me atrevo a decir cómo vamos a quedar en Eibar. Sé el resultado, pero no lo voy a decir... Se siente.

Más opiniones de Carlos Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine