01/09/2016

El '9' en la camiseta, un guiño al valencianismo

Munir El Haddadi es una pequeña joya que esta temporada calcula explotar en el Valencia CF

01.09.2016 | 23:36

No sé cómo definirlo. En mi pueblo todo el mundo lo tendría claro. Dirían sin ningún pudor aquello de «con dos co...». Y sí, Munir llega al Valencia y lo hace pegando un guiño a todo el valencianismo. Va el tipo, elige camiseta y no se lo ocurre otra que reservarse esa que lleva el dorsal ‘9’ que ha dejado aco Alcácer. Y eso, desconozco si Munir es consciente de su atrevimiento, supone una carga extra de motivación para varias generaciones de valencianistas. Para los veteranos seguidores porque eso de llevar o elegir el ‘9’ es sinónimo de querer destacar y ser figura. Y para los más ‘nanos’ porque significa que Munir llega dispuesto a que la gente olvide cuanto antes a su otro ‘9’: Paco Alcácer.

La diferencia
Miren, que Munir nada más llegar a Valencia se pida la camiseta de Alcácer me indica que este tipo tiene hambre de triunfos, quiere destacar, quiere hacerse un nombre en el mundo del fútbol. Viene, eso parece, para ser titular casi indiscutible en la delantera valencianista. Y eso, ese pequeño detalle, es vital para entender cómo un joven futbolista abandona el Barça para enrolarse en las filas de un Valencia CF en plena fase de reconstrucción. ¿La diferencia? Pues entre Munir y Alcácer existe una muy clara y muy rotunda. Una llega con ganas de triunfar, de explotar, de tener minutos y aprovecharlos. El otro no. El otro viaja a Barcelona para ser suplente de forma innegociable. Y ese matiz diferencia de forma clara a ambos profesionales. Uno, Munir, joven, se la juega con el ‘9’ por el Valencia con unas ganas de triunfar en el mundo del fútbol de forma incuestionable. El otro no. Cambiar de equipo para ser suplente es una decisión poco ambiciosa por parte de Alcácer.

Mi ‘9’ infantil
Cuando yo era pequeño la camiseta con el número ‘9’ tenía además el predicamento de que era la reservada para el goleador del grupo. Les hablo de una época en la que los once futbolistas de un equipo saltaban al campo del uno al once sin que pudiera haber ningún jugador entre los titulares que saltara al césped con otro dorsal. Y sí, por ahí, por la idea de ver como mi ‘9’ de la infancia era el tipo que resolvía los partidos, es por donde a mí me entra un cariño casi especial y así de golpe por el señor Munir El Haddadi. Viene para ser el ‘9’, quiere ser el ‘9’, se ha pedido el ‘9’... y eso es un guiño para los veteranos como yo y una elección inequívoca para los jóvenes aficionados.

Ganas y más ganas
Y miren, dejando ya de lado los recuerdos o el cariño que le podemos dar entre todos a un tipo joven que ha elegido llevar el ‘9’ del Valencia CF a la espalda, a mí me indica muchas cosas. Me habla del carácter de Munir y de esas ganas de querer comerse el mundo a las primeras de cambio que parece demostrar. Munir llega a por todas y dispuesto a ser titular indiscutible. Y yo les hago una pregunta: ¿Un tipo con semejante ambición no es un tipo digno de ser aplaudido por todo el valencianismo? Sí, sin duda. Él llega para ser titular... el otro, Paquito, se va para alimentar el banquillo blaugrana. Enorme diferencia.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine