06/10/2016

Atrapado por Prandelli

El Valencia necesita magia y el italiano tiene un atractivo que lo hace grande

11.10.2016 | 21:03

Ahí está él. Con una edad madura, un saber estar excelente y un dominio de la situación que le convierte desde ya en la gran esperanza blanquinegra. Cesare Prandelli ha aterrizado ya entre nosotros y de entrada ha mandado dos mensajes que son absolutamente indiscutibles. Los jugadores ya saben que tienen un míster que sabe de esto más que ellos. Y los aficionados se han encontrado con un referente que introduce unas gotas de normalidad a esta era de Peter Lim. Y ojo, eso de poner normalidad no se lo tomen a poca cosa. Eso, la falta de normalidad, es lo que siempre ha acompañado al Valencia desde que cayó en manos del magnate de Singapur. Con Prandelli llega el idioma único que funciona en el fútbol. Y eso ya es mucho para un equipo que andaba totalmente desnortado.

Sin milagros
Yo a Prandelli no le exijo nada irreal. Entre otras cosas porque conozco el nivel de la plantilla de jugadores que hereda. Y sí, con esa plantilla, a fecha de hoy, es casi un insulto pensar en Europa. A mí lo que me vale es que consiga meter al equipo en un camino de normalidad futbolera e ir creciendo cada día y cada semana. Y sí, eso es lo que yo le pido a Prandelli. Le pido trabajo y normalidad... y si me apuran también le recomiendo que no se agote a las primeras de cambio. El Valencia es un club complicado donde casi todas las semanas sucede algo extraordinario y ese extraordinario suele tener más que ver con aspectos negativos que positivos. Y eso no es lo que yo quiero para Prandelli. Yo al italiano no le pido milagros, ahora bien, sí me interesa su trabajo diario, sin trazar metas utópicas, recuperando en parte ese mentalidad de equipo competitivo que siempre ha caracterizado al Valencia.

Normalidad
Lo que es curioso y significativo es que la contratación de un entrendor haya sido recibida con tanta alegría por el valencianismo. Prandelli representa experiencia, conocimientos de fútbol moderno, una personalidad propia y bien definida y por encima de todo significa recuperar la senda del fútbol-fútbol que parecía perdida desde que desembarcó Peter Lim. En el fútbol, como en la vida, es fundamental rodearte de gente con conocimientos y experiencia para sacar adelante un proyecto. Y Prandelli ofrece eso. Es más, Prandelli ha recibido críticas -positivas, las críticas recuerden que también pueden ser positivas- por parte de tipos tan poco sospechosos como Carboni y Valdano. Y ambos al final hablan de lo mismo. Hablan de un Prandelli poco marcado por el fútbol italiano pero especialmente hablan de un tipo que conoce su oficio, que conoce el fútbol y que sabe lo que hace... Y eso ya es mucho.

Y fichajes
Y sí, resulta curioso que la primera conclusión de Prandelli pase por reforzar al equipo en varias posiciones clave. Y me resulta curioso porque yo simplemente estoy plenamente de acuerdo con él. El Valencia tiene una plantilla muy justita y realmente mal concebida. Y es por ahí, por ese punto, donde alguien ha dado un golpe en la mesa y ha puesto al Valencia a pensar en fútbol y sólo en fútbol, dejando de lado tanta operación de tanto calado y de tan escaso conocimiento como la que hemos vivido este verano. Yo pongo toda mi confianza en Prandelli. Y espero y deseo que le dejen trabajar sin prisas pero sin pausas. Él entiende de fútbol más que muchos... y a sus 59 años no se va a meter en más jaleos que los que le son propios: hacer un buen Valencia... Es mucho.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine