17/11/2016

En manos de Lim y Murthy

En el Valencia CF no hay de momento fichajes pero sí nombramientos...

18.11.2016 | 18:54

En el Valencia CF existía un valenciano con más o menos mando en plaza. Es Damià Vidagany, responsable hasta ahora de la comunicación. Sobre él yo ya llevo tiempo afirmando que su trabajo no es propio de un tipo que se ha formado en el profesional mundo del fútbol español. Vidagany, con el que tuve el placer de trabajar hace mucho tiempo y con el que no tengo el placer de trabajar ahora -no me pilla el teléfono, cosas veredes-, considera que estoy jubilado pese a estar trabajando. Voy a ser moderado. Le han colocado por encima a Anil Murthy y eso sin duda tiene que doler.

Sin valencianos
Total, que el Valencia CF de momento se ha quedado sin un valenciano más para tirar del carro de este Valencia que nadie sabemos ya muy bien hacia dónde nos conduce. Queda García Pitarch. Pero voy a la mayor. Sí me gustaría que en el órgano rector hubiera alguna sombra valenciana para que al fin y al cabo, como valencianos, le hicieran llegar al poder de Singapur lo que siente la gente y lo que significa ser del Valencia CF. ¿Y? Pues que eso es algo que tampoco pasaba con Damià. Él, como hacen miles de personas en su trabajo, ha pasado olímpicamente del personal de esta tierra y ahora se queda en soledad y muy poco acompañado. Ojo, Damià ya lo sabe.

Lo de Murthy
Anil Murthy ya está aquí... unas veces vestido con chándal y otras de riguroso traje con chaqueta. Pero es el que manda o va a mandar a partir de ahora en el Valencia CF de aquí. ¿Si eso va a ser bueno o malo para el club? Desde luego solo el tiempo lo dirá, pero lo que sí hay que tener claro es que es un nombramiento que huele a lejano, poco o nada cercano, sin olor a paellita de los domingos y con medidas que posiblemente nos van a sorprender a todos. Lo ideal, obviamente, esería que la empresa de Peter Lim fuera incorporando valencianos en sus bases en lugar de liquidárselos. Eso sería lo normal, pero queda claro que no va a ser así. Por el momento, el guiño a traer más gente de fuera es más que un guiño, es toda una declaración de intenciones. ¿Buenas o malas? Pues miren, de momento solo digo que sorprendentes. Lo de buenas o malas lo sabremos un poquito más adelante. No demasiado.

Lo que interesa
Bien, al margen de estas movidas societarias, aquí de lo que se trata es de jugar a fútbol y de tener una plantilla más o menos equilibrada para competir y estar lo más arriba posible. Muy arriba debería ser, pero en eso el Valencia anda terriblemente escaso. Damià no ha confeccionado este desastre de plantel y por lo tanto no es responsable de eso. Pero sí es responsable Suso García Pitarch y los caprichos de Peter Lim aplaudidos por el propio Suso. Ahora con Prandelli parece que lo de fichar un nueve-nueve (y por eso entienden un delantero centro de verdad, un goleador) parece un asunto de vital importancia. Mendes, Suso, Prandelli... A mí me da igual quién fiche a quién. Ahora bien, lo de traer un nuevey que sea bueno es de vital importancia. Y ojalá acierten. El futuro del Valencia esta misma temporada pasa por tener un hombre gol interesante, en caso contrario lo pasaremos regular siendo optimista y además no tendremos ninguna voz valenciana a la que quejarnos. Y eso es mucho decir.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine