2/11/2016

Una copita al año no hace daño

Jugamos en Leganés el partido de ida de una Copa que significa mucho

01.12.2016 | 20:12

En medio de todo el follón de la Liga llega la Copa del Rey que puede resultar un pequeño bálsamo para los valencianistas. En la Liga ya sabemos cual es el único y real objetivo: la permanencia. Ahora bien, al margen de buenas o malas suertes, al margen de la derrota en Sevilla y de estar clasificado en Primera Division en un lugar indigno, el Valencia se juega mucho más en la Copa de lo que nos creemos. Al Valencia, es cierto, le faltan muchos tipos de futbolistas en una plantilla mal parida el pasado verano. Pero con todo y con eso sí que tenemos la suficiente materia prima para tomar este partido de Copa del Rey -y los siguientes, yo espero que haya muchos- como un punto de cambio importante. Y sí, me da igual qué jugadores sean loe elegidos por Prandelli. El Valencia es superior al Leganés... aunque en la clasificación de Liga ellos figuren justo un paso por delante de los de Prandelli.

Doble morbo
La Copa, en el caso que nos ocupa, tiene un doble morbo para el Valencia. Por un lado se trata de una competición nueva y juegas contra un equipo que cuando nos tocó en el sorteo todos dábamos por seguro que íbamos a pasar adelante. Y por el otro lado un buen resultado en Copa puede esconder en su interior recuperar toda esa autoestima que el Valenci se ha dejado por el camino en el campeonato nacional de Liga. Algo no funciona o funciona muy mal: la Liga. Pero está ahora la Copa, un torneo que siempre ha ilusionado al valencianismo y que debería servir para recuperar esas gotas de autoestima que ha perdido el primer equipo. Un buen resultado en Leganés -o eliminar al Leganés en tiempo y forma- debería ser como una prima extra para este Valencia desdibujado.

Es el momento
Vale, sí, el Valencia mejoró ante el Sevilla y jamás debió llevarse la victoria un equipo que marcó dos goles disparando una sola vez a puerta. Así ganó el Sevilla y así tuvimos todos que reconocer el mejor fútbol del Valencia pero con idéntido resultado. Ahora llega un torneo distinto. Y en este torneo los jugadores del Valencia –que como todos ustedes ya saben no juegan competición europea entre semana o el fin de semana. simplemente el Valencia no está en Europa– es donde deben dar un paso al frente casi definitivo para demostrarnos que aunque en la confección de la plantilla García Pitarch ha cometido varios disparates aún tenemos talento para ir mejor en la Liga o para someter tranquilamente al Leganés en la Copa.

Importa la moral
Y sí, una victoria del Valencia ante el Leganés o un mantener por primera vez en mucho tiempo tu portería a cero deberían ser motivos suficientes como para que este Valencia sin rumbo corrija errores y regresa por primera vez en todo el año a un terreno que le debería er natural. Miren, que el Valencia no es un equipo deslumbrante es algo que sabemos todos... incluido el ínclito Pitarch. Ahora bien, este mismo equipo con unas buenas dosis de moral positiva nos ebe ofrecer mucho más de lo qu está ofreciendo hasta ahora. Y sí de nuevo, una Copita al año no hace daño... pero para el Valencia sería aun mejor una Copita cada semana. La afición lo merece.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine