COPA DAVIS

La ´Armada´ enfila la conquista de la cuarta Copa Davis

El combinado español se enfrenta ante la República Checa, último obstáculo para hacerse con la Ensaladera.

21.09.2009 | 23:58
La ´Armada´ enfila la conquista de la cuarta Copa Davis
La ´Armada´ enfila la conquista de la cuarta Copa Davis

La fragilidad de un grupo poco habituado a la tierra como Israel y la condición de local, terminaron por impulsar al tenis español hacia la séptima final de la Copa Davis de su historia, que afrontará también en casa y frente un rival inesperado, la República Checa.

El conjunto liderado por el Radek Stepanek y por Tomas Berdych es el último obstáculo para la consecución de la cuarta 'Ensaladera' para España, cuyo irrupción entre las principales potencias de la competición ha quedado evidenciada. El cuadro español afrontará, del 4 al 6 de diciembre próximo, su quinta final en nueve años. Y un reporte de tres títulos hasta el momento (2000, 2004 y 2008).

Ante Israel la 'Armada' sumó su decimoséptimo triunfo en casa. Y elevó a diecinueve el número de victorias consecutivas sobre tierra batida. La última derrota se remonta a 1999, ante el combinado de Brasil que entonces lideraba Gustavo Kuerten.

Ambos requisitos, la arcilla y la condición de local, se cumplen para la cita de diciembre. La final ha mantenido la dinámica por la que ha transitado el curso. Todos los duelos en casa. Primero ante Serbia en Benidorm; después contra Alemania en Marbella; Israel en Torre Pacheco y próximamente República Checa.

Dos asuntos quedan pendientes hasta entonces. La sede que acogerá la final y el cuarteto por el que optará Albert Costa, que puede convertirse en el primer español en obtener un título como jugador y otro como capitán, con un grupo de seis jugadores perfectamente definidos y con opciones para disputar la eliminatoria de la gloria.

En los próximos días quedará definido el escenario. Con el 28 de septiembre como tope, la Federación Española de Tenis debe presentar su propuesta a la Internacional. Las consecuencias de las desavenencias creadas hace un año, cuando el entonces presidente Pedro Muñoz optó por Madrid para la semifinal contra Estados Unidos a pesar de que los jugadores mostraron su favoritismo por otra candidata, situada a nivel del mar, han generado un cambio de talante entre las partes.

Aquello terminó con Muñoz y con el entonces capitán Emilio Sánchez Vicario. Ahora, técnicos, jugadores y directivos procuran evitar la confrontación. Actúan con mesura. El Palau Sant Jordi de Barcelona, la Caja Mágica de Madrid, la Feria de Muestras de Valencia y el pabellón Jose María Martín Carpena de Málaga son las propuestas de entrada. Las Palmas y Sevilla también han mostrado interés. Aunque el canon se sitúa alrededor del millón de euros.

Nadie rechaza nada. A pesar de que el asunto de la altura no deja de estar latente.

Albert Costa, de paso, tendrá que solventar el asunto de la convocatoria. Aún con dos meses por delante, sabe que tendrá que dejar dos jugadores fuera de la final. Dos que habrán intervenido activamente en la carrera hacia el título.

España ganó a Israel sin Rafael Nadal ni Fernando Verdasco, aunque estuvieron presentes con el equipo en Torre Pacheco.

Asentados ambos entre los diez primeros tenistas del mundo, se perfilan como base del equipo hispano en condiciones normales. Sin un contratiempo físico por medio.

David Ferrer, Tommy Robredo, el 'rehabilitado' Juan Carlos Ferrero y Feliciano López, baluarte en cualquier combinación para el encuentro de dobles, completan la relación de 'seleccionables', de la que parece estar más alejado Nicolás Almagro.

El momento que marque el tramo final del curso en cada uno de ellos y las alternativas que ofrezcan para el margen de maniobra del capitán en el enfrentamiento, marcarán la hora de la decisión.

La República Checa ha sido un rival inesperado. Pero su presencia en la final alienta el panorama de España hacia la consecución de una nueva 'Ensaladera'. La presencia de Croacia obligaba a una final a domicilio, en Zagreb, presumiblemente en una superficie rápida. El enfrentamiento contra el equipo de Jaroslav Navratil es todo lo contrario.

España no juega contra los checos desde el 2004. Entonces debutó Rafael Nadal, en Brno, que logró el punto definitivo tras superar a Radek Stepanek. La República Checa alcanza una final veintinueve años después del triunfo en 1980 de la mano de Ivan Lendl y Tomas Smid. Cinco años antes había perdido la final ante Suecia, liderada por Bjorn Borg.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte