BALONMANO

El Benidorm consigue el objetivo de quedar octavo

El Fertiberia despidió la temporada con una merecida victoria ante el GO FIT Santander

05.06.2016 | 13:28

El Balonmano Benidorm cerró la temporada con una victoria ante el Guadalajara por 28 a 24, lo que le permite mantener la octava plaza, objetivo que se había marcado el club para poder ahorrarse una eliminatoria de Copa el próximo ejercicio. El conjunto que entrena Fernando Latorre, en una jornada de despedidas, fue superior a su rival, sobre todo en el inicio de cada uno de los periodos, donde logró rentas que supo administrar a pesar de la reacción del equipo rival. La aportación ofensiva de David Jiménez, autor de ocho tantos, muchos de ellos cuando el Benidorm parecía más atascado, también fue determinante para inclinar el partido del lado local.

Fertiberia acaba con victoria
El Fertiberia venció al GO FIT de Santander por 38-35 tras una gran segunda mitad y puso el broche final a una temporada en la que consiguió la permanencia en Asobal a falta de tres jornadas para el final de la competición. Ruiz volvió a ser protagonista para anotar los dos tantos que pusieron en ventaja a su equipo. El Fertberia se despidió de la temporada con una victoria por 38-35 ante el GO FIT.

El Benidorm supo rectificar a tiempo una temporada peligrosa
El Balonmano Benidorm concluyó su segunda temporada en la Liga Asobal en una meritoria octava plaza, logrando con solvencia el objetivo de la permanencia tras un campeonato peligroso en el que el equipo supo reaccionar a tiempo a una mala primera vuelta.

Las lesiones de varios jugadores importantes y la falta de acoplamiento de los recién llegados llevaron al Benidorm en el primer tercio de la competición a merodear por los puestos bajos de la tabla, llegando a sufrir derrotas muy contundentes y a caer a la zona de descenso por vez primera desde su presencia en la elite.

La recuperación física de varios jugadores, como el ruso Danil Chernov, y el fichaje del portero montenegrino Miles Mijuskovic, unido a una mejoría en el rendimiento de los jugadores importantes, permitieron al Benidorm recuperar el rumbo y lograr salvar sin apuros la categoría.

Dirigentes y técnicos ya intuían que tras un primer año en el que el Benidorm se convirtió en el equipo revelación de la competición que la segunda temporada sería mucho más complicada al desaparecer el efecto sorpresa y haber renovado profundamente -siete fichajes- la plantilla.

A esta circunstancia se unió la grave lesión en pretemporada del fichaje estrella, Víctor Sáez, y la recaída en sus problemas de espalda del pivote Danil Chernov, eje del juego defensivo. La falta de acoplamiento de los recién llegados pasó factura al Benidorm, que encadenó varias derrotas contundentes a domicilio.

El equipo de Latorre se mantuvo a flote como local, hasta que tocó fondo ante el Villa de Aranda en el que fue su peor partido en su pista 29-40. El conjunto benidormense encadenó siete jornadas sin ganar, lo que le llevó a la zona de descenso al tiempo que perdía por lesión a Pablo Chantada, su segundo portero.

Una victoria balsámica en Pamplona devolvió la tranquilidad al Benidorm, que tras vencer acto seguido al Aragón y al Guadalajara, a domicilio, recuperó la tranquilidad antes del parón navideño.

Ramos Padilla y el húngaro Fodor abandonaron la entidad ante su falta de adaptación a la dinámica del equipo, mientras llegaba Mijuskovic y reaparecían los lesionados Chernov, Recio y Sáez, lo que elevó notablemente el nivel competitivo del equipo.

El Benidorm logró dejar prácticamente sentenciada la permanencia en las siete primeras jornadas de la segunda vuelta, en las que sumó cuatro victorias, una de ellas de prestigio ante el Balonmano Granollers, y dos empates.

El equipo alicantino llegó a ilusionarse con pelear por entrar en Europa, pero los parones de la competición, primero por el torneo preolímpico y posteriormente por la Copa del Rey y el partido suspendido ante el retirado Aragón, desactivaron al equipo en el tramo final.

Tras sufrir cuatro derrotas consecutivas, y sumar cuatro partidos sin ganar como local, Latorre explotó y arremetió contra sus jugadores, a los que acusó de falta de actitud y compromiso.

La arenga surtió efecto de forma inmediata y el equipo logró cerrar la temporada con dos victorias de prestigio en Huesca y ante Guadalajara que le permitieron obtener la octava plaza, segundo objetivo tras la permanencia al que aspiraba la entidad.

La temporada se cierra con el adiós a la portería del Benidorm del portero Diego Moyano, uno de los ídolos de la afición y protagonista de la permanencia en las dos últimas temporadas.

A sus 45 años Moyano no ha sido renovado por un club que tras anunciar fichajes importantes, como el del argentino Pablo Simonet, ya se marca como reto para el próximo ejercicio aspirar a algo más que a la salvación la Asobal.


Un gran segunda vuelta lleva a Fertiberia a su séptimo año seguido en Asobal
El Fertiberia Puerto Sagunto cerró una nueva temporada en la Liga Asobal con el objetivo conseguido de permanecer por séptima temporada consecutiva en la máxima categoría del balonmano nacional tras una segunda vuelta inmejorable.

El conjunto porteño comenzó de forma dubitativa la competición y flirteó con los puestos de descenso. Patxi Martí, entrenador que comenzó la campaña en el banquillo, no supo sacar el rendimiento esperado de una plantilla configurada para no pasar apuros.

Los fichajes de Sayad, Pozzer, Sorrentino o Corzo debían dar estabilidad a este proyecto que necesita mantenerse en la elite para garantizar su viabilidad. Sin embargo, el técnico valenciano perdió las riendas del vestuario y se vio superado por la mala racha del choque.

Ante esta tesitura, la directiva valenciana se vio obligada a enderezar el rumbo con un cambio en el banquillo y Patxi Martí fue sustituido a finales de diciembre por el croata Nikola Milos, quien se ganó la confianza de los pesos pesados del equipo para reflotar la nave rojiblanca.

De hecho, el Fertiberia logró la salvación a falta de tres jornadas tras cosechar un triunfo a domicilio contra el Frigoríficos Morrazo, lo que permitió afrontar la reta final de la competición con más tranquilidad y concluir la Liga Asobal en la novena posición.

Una vez conseguida la permanencia matemática, la dirección deportiva decidió renovar por dos temporadas a Nikola Milos y confiar en él para comandar el proyecto de la próxima campaña en la que se buscará afianzar el proyecto del Fertiberia, que jugará por séptima temporada consecutiva en Asobal.

El fichaje del central Ángel Pérez de Inestrosa y la renovación del pivote brasileño Pozzer, junto con la renovación del entrenador, son las primeras piedras de la nueva campaña.

Sin embargo, el club porteño deberá volver a reconstruirse ante la salida de sus jugadores más importantes como el lituano Rolandas Bernatonis, uno de los jugadores ofensivos más decisivos de las últimas temporadas, que pone rumbo a un equipo de la Liga de Campeones.

El sustento económico de la empresa Fertiberia, que prolongó su vinculación en marzo con el club valenciano para los próximos cuatro años, permitirá a la dirección deportiva formar un equipo con jugadores de primer nivel que complementen la columna vertebral formada por hombres como Bruixola, Tarrasó, Fernández o Moriñigo, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine