COMUNICACIÓN

El TSJ declara nulo el ERE en Radiotelevisión Valenciana

El Tribunal estimo que hay posible vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores

05.11.2013 | 20:35

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha declarado nulo el expediente de regulación de empleo de Radiotelevisión Valenciana (RTVV), que afectaba a un millar de empleados y a los que esta sentencia ordena reincorporar a sus correspondientes puestos de trabajo.

El fallo de la Sala de lo Social del TSJCV llega apenas quince días después de la celebración del esperado juicio, en el cual el fiscal pidió esa nulidad del ERE por posible vulneración de derechos fundamentales, al entender que la "alteración" del listado de afectados supuso un "trato discriminatorio" y no se aportó la documentación necesaria a la representación de los trabajadores.

Los demandantes (CCOO, CGT, Intersindical Valenciana y UGT) también pedían la nulidad por estimar que no había causa para este ERE más allá de la "política", que la empresa actuó con "mala fe negocial" y que se vulneraron derechos fundamentales mediante el "fraude" en la aplicación de los criterios y falta de información.

Radiotelevisión Valenciana alegó en el juicio que no se habían vulnerado derechos fundamentales y que el ERE, justificado por causas técnicas organizativas y sobre todo económicas, era "ajustado a derecho" y aplicado "con todas las cautelas" y sin discriminación.

Según el fallo, contra el que cabe recurso de casación ante el Supremo y que tanto la Generalitat como la dirección de la empresa pública aún no han valorado, "hubo una evidente y clara alteración de los listados y de los propios criterios de designación precedentemente delimitados y aprobados", y que califica de "ambiguos, subjetivos y genéricos", pasando a aplicarse "otros distintos".

Por ello, aprecia "irregularidades importantes" durante el ERE que vulnerarían el principio de igualdad previsto en el artículo 14 de la Constitución y "que debe dar lugar a la nulidad".

Explica que, aunque en el marco de la empresa privada "no rige una obligada identidad de trato hacia todos sus empleados", las posiciones de las administraciones públicas y, por extensión, de las empresas públicas empleadoras, "se encuentran sujetas al principio de igualdad, cuya vulneración deberá acarrear causa de nulidad".

La sentencia cuestiona la designación de la lista de afectados por el ERE según su pertenencia o no al ente público o a las empresas públicas, ya que considera que, como sus condiciones de acceso fueron similares, no hay "razones sólidas que justifiquen, apoyen o avalen" este criterio.

El fallo ha generado reacciones inmediatas entre el comité de empresa de RTVV y los partidos de la oposición.

Los grupos de la oposición en Les Corts Valencianes han coincidido en pedir que no se recurra el fallo que anula este ERE y desde el PSPV se ha exigido, también, la dimisión del vicepresidente del Gobierno autonómico, José Císcar.

El grupo popular, por su parte, ha considerado que no se debe responsabilizar a Císcar pues, según el portavoz parlamentario del PP, Jorge Bellver, buscar responsabilidades en este momento es "muy aventurado" y ha defendido que lo que hay que hacer es analizar la sentencia antes de tomar cualquier decisión.

La presidenta del comité de empresa, Salut Alcover, ve en esta sentencia una "reparación moral y judicial" para los trabajadores.

Tras conocer el fallo "se nos han pasado por la cabeza los miles de trabajadores que están en la calle; con ellos hemos trabajado, y queremos verlos y abrazarlos", ha asegurado Alcover sin poder ocultar su emoción ante la noticia.

Un centenar de trabajadores y exempleados de la empresa pública se han concentrado este mediodía para celebrar la resolución a las puertas del complejo, en Burjassot.

Abrazos y felicitaciones entre los extrabajadores y los miembros del comité de empresa, que incluso han descorchado una botella de cava para celebrar la sentencia, y tampoco han faltado las lágrimas y cánticos en defensa de una televisión pública.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte