10/06/2017

Hasta nunca, Segunda

El Levante regresa a Primera más en forma que nunca y con la lección aprendida para no repetir algunos errores

13.07.2017 | 11:52
Hasta nunca, Segunda

El Levante se despide hoy de la Segunda División tras una temporada triunfal en la que ha ido quedándose sin objetivos tras certificar primero el ascenso y luego el liderato. Punto y final a un año de penitencia que en realidad no lo ha sido y en el que a la postre incluso se ha acabado haciendo honor a esa refrán popular de que no hay mal que por bien no venga. Ojalá nunca se hubiese producido el descenso, pero la verdad es que el Levante regresa ahora a Primera fortalecido, con las ideas muy claras, con un proyecto de bases tan sólidas como ambiciosas y con la lección aprendida. Sin tirar la casa por la ventana, hay errores que no van a volver a cometerse. Por eso, durante este mercado de verano en el club no van a andarse con remilgos a la hora de llevarse el gato al agua en determinadas operaciones de mercado, conscientes por experiencia de que el periodo para reforzarse no es el de invierno. Más allá del necesario premio al entrenador, el plazo de fichajes ha empezado fuerte con Antonio Luna y Krohn-Dehli, dos jugadores que sobre el papel suben claramente el nivel. Para abrir el apetito no está nada mal.

El fichaje de Krohn-Dehli
Iborra, prescriptor granota

Hablando de Krohn-Dehli, y sin quitarle el mérito a nadie, el trabajo de prescriptor granota que ha hecho Iborra es encomiable. El capitán del Sevilla, uno más el otro día por los pasillos del Ciutat, no ha tenido dudas en recomendarle a su aún compañero que fichara por el Levante. Ni tampoco ha escatimado en elogios a la hora de dar pelos y señales sobre cómo es dentro de un vestuario. Un jugador que sí, es cierto que vendrá con 34 tacos, pero que es un profesional como pocos y que tiene unas ganas locas de volver a sentirse futbolista, algo que posiblemente ni siquiera Berizzo pueda garantizarle en el Pizjuán.

La despedida de Natxo Insa
Unos se van, otros no vuelven

Tan sabido es que unos jugadores no seguirán como que otros ya no volverán en vistas del mensaje, calcado al de hace un año, de que deportivamente sólo se cuenta «con los que quieren vestir esta camiseta». Un mensaje sobre Camarasa y Deyverson que emana desde dentro del club y que al final ha afectado también a un Natxo Insa al que se ha abierto la puerta de salida sin problema. El de Cocentaina, un lugarteniente de Muñiz en el campo, ha sido alguien fundamental en Segunda y seguramente lo habría sido también en Primera incluso aunque no jugase. Una pérdida algo más humana que deportiva.

Más artículos de opinión de Rafa Marín, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine