17/06/2017

¿A quién apuntaba la pistola?

El blindaje de Muñiz, el míster del esfuerzo, ha sido por convencimiento y con tanta naturalidad que ni es noticia

13.07.2017 | 11:52
¿A quién apuntaba la pistola?

Si el Levante UD ha renovado a Muñiz es porque le ha dado la gana y porque en el club lo tienen tan claro que, pese al despido de los entrenadores que empezaron las dos últimas campañas en Primera, no han querido esperarse a ver qué tal iba la cosa. Nadie les ha puesto una pistola en la cabeza, incluido el propio entrenador, para convertir el año que le quedaba de contrato en dos. Ni ha habido tampoco un clamor popular para blindarlo porque la afición es de Muñiz, sí, pero según vayan las cosas ya veremos cuánto. Sin boato, al gusto del protagonista, el club comunicó ayer un acuerdo cerrado de hace días y que por la naturalidad con la que se lo han tomado las dos partes ha pasado como si no fuera noticia. Yendo todo bien, este míster que tan bien encarna la cultura del esfuerzo será el último de Quico.

Primera es otra cosa

Toda la cabeza que ha tenido Muñiz es la que le faltó a Natxo Insa, algo más que un futbolista para el entrenador, cuando le tiró un pulso al club con el que enguarró su salida. Verlo de titular la próxima temporada habría sido, a partes iguales, una sorpresa y una mala noticia, aunque ahora hay que acertar con un centrocampista de su perfil que sea capaz de desempeñar un rol parecido. Más allá del puntazo de Luna y de haberse quedado con la miel en los labios con Krohn-Dehli, el Levante ya está experimentando en sus carnes que la competencia para fichar en Primera es otra cosa.

Un nuevo impulso


El final de temporada no ha sido fácil en el femenino, sobre todo a raíz del 6-0 en Mestalla. Y todavía menos en el filial, que la próxima temporada jugará en Tercera, ya veremos con qué entrenador al frente. En ambas secciones se están produciendo cambios de mayor y menor calado necesarios para adecuarlas a una estructura que debe ser lo más profesional posible. Por supuesto que lo más importante es el primer equipo, pero el éxito del Levante va mucho más allá y tiene que ver con esa filosofía de escuela y cantera que Tito pregonó a su llegada al cargo y a la que no estaría de más que el director deportivo, siempre pegado al móvil allá dónde va, diese un impulso con independencia de los viejos conocidos de los que vaya a echar mano ahora.

¡A sacarse el pase!

Aunque también se puede hacer por la web y encima en un santiamén, hay clásicos que no fallan y el primer día de la campaña de abonos volvió a ser de colas en el Ciutat. Buena señal y recompensa justa a una política social tan bien tirada.


Más opiniones de Rafa Marín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine