Singapur

Muguruza jugará la final de dobles del Masters

La hispano-venezolana perdió en individuales ante Radwanska pero ganó en dobles junto a Carla Suárez

31.10.2015 | 22:43

La polaca Agnieszka Radwanska interrumpió este sábado una racha negativa de cuatro derrotas frente a la española Garbiñe Muguruza, a la que derrotó por 6-7 (5), 6-3 y 7-5, para convertirse en la primera finalista del Masters de tenis de Singapur.

Poco después, sin embargo, llegó la alegría junto a Carla Suárez, al imponerse en semifinales a las checas Andrea Hlavackova y Lucie Hradecka, por 7-6 (6) y 6-0, y clasificarse para la final de dobles del Masters de Singapur, donde se medirán a la suiza Martina Hingins y la india Sania Mirza.

La pareja española, en un partido que duró una hora y 18 minutos sólo sufrió en la primera manga, que se decantó en su favor en el decisivo decimotercer juego, al que se llegó tras ceder en una ocasión cada pareja su servicio (las españolas lo perdieron en el segundo juego, lo recuperaron en el tercero).

En el decisivo decimotercer juego, las checas llegaron a contar con dos bolas de set (6 a 4; y 6 a 5), pero, más eficaces en el resto y firmes con el saque propio, sumaron cuatro puntos consecutivos que les dio la primera manga.

Luego, en el segundo set, arrollaron a sus rivales, con un contundente 6-0, cerrando el partido además sobre saque de sus adversarias, a las que quitaron el saque en el segundo, cuarto y sexto juego.

"El día ha mejorado con esta victoria. Mañana saldremos a por el título. Hoy jugamos muy buen partido y esperemos que mañana tengamos nuestras opciones", comentó Garbiñe Muguruza, apenas concluido el partido.

Las adversarias de las españolas en la final será la suiza Martina Hingis y la india Sania Mirza, la mejor pareja del año 2015, que se impusieron previamente a la formada por las hermanas taiwanesas Hao-Ching y Yung-Jang Chan, por 6-4 y 6-2.

El primer set, tras ceder casi de inicio su saque cada pareja en una oportunidad, se lo anotaron Hingins y Mirza, justo, tras romper el saque de las taiwanesas en el décimo juego.

La segunda manga fue mucho más fácil para la actual mejor pareja del mundo, que se puso pronto con un claro 4-0, tras hacerse con el saque rival en el segundo y cuarto juego.

Lo curioso fue que, a partir de ahí, el partido vio continuas rotura de saque, de las que salieron más beneficiadas Hingins y Mirza, que se adjudicaron el set, por 6-2, y el pase a la final.

Hingins y Mirza suman su vigésima victoria consecutiva (la última derrota fue ante las taiwanesas en las semifinales de Cincinnati), accediendo a la que será su décima final de 2015.

Este 2015, han ganado en Indian Wells, Miami, Charleston, Wimbledon, Abierto Estados Unidos, Guangzhou, Wuhan y Beijing; cayendo en la final de Roma.

Buen torneo individual

Muguruza, nacida en Venezuela, debutante en la competición individual del Masters, se quedó a un partido de emular a Arantxa Sánchez Vicario, la única española que alcanzó la última ronda de las Finales de la WTA. Fue en el año 1993 y la barcelonesa cedió por 6-1, 6-4, 3-6 y 6-1 ante la germana Steffi Graf.

"El torneo empieza ahora de nuevo", había advertido en la previa la líder invicta del Grupo Blanco, prudente pero igualmente convencida de poder prorrogar su exitosa racha sobre la pista azul de Singapur.

Desde el primer juego del choque trató la jugadora nacida en Caracas de dominar a su oponente, castigada por la potencia de la segunda favorita en los primeros compases del choque.

Así, tras una oportuna doble falta, la española cerró con un resto ganador de revés el 1-0.

Observada desde el mismo 'box' por su nuevo entrenador, el francés Sam Sumyk, y por la capitana de los equipos españoles de Copa Davis y Copa Federación, la extenista Conchita Martínez, Muguruza se enredó en errores no forzados y un cúmulo de malas decisiones le hicieron entregar los cuatro juegos siguientes (1-4).

Solicitó entonces la campeona del torneo de Pekín la presencia en pista del preparador francés y, templadas las dudas tras esta intervención, se adjudicó ocho puntos de manera consecutiva: en blanco se anotó su saque y del mismo modo el resto, antes de neutralizar su desventaja (4-4).

Dos bolas de rotura que hubieran significado el 5-4 salvó Radwanska, a quien la española había batido cuatro veces este año (Sídney, Dubai, Wimbledon y Pekín).

Más firme se mostró esta vez su oponente, a quien el nivel exhibido este otoño le impulsó desde la decimotercera hasta la sexta posición del ránking.

Por debajo en el set y también en el desempate, Muguruza recuperó su versión más combativa para corregir un 2-4 desfavorable y convertirlo en el 7-5 con el que cerró el 'tie break'.

Perdido el primer envite por 7-6 (5), la tenista de Cracovia, de 26 años, pidió el cambio del aparatoso vendaje que cubría su muslo derecho -otro, de menores dimensiones envolvía su hombro derecho- y, con un nuevo demarraje, construyó una concluyente distancia (0-4) en el segundo parcial.

Muguruza, número tres en la clasificación mundial y debutante en la competición individual, confió nuevamente la remontada a su potencia, pero la infatigable lucha de Radwanska retrasó hasta la tercera manga la conquista de una plaza en la final.

Ahí accedió la polaca tras interrumpir la remontada de la española, lastrada por la pérdida de concentración en el segundo set y recurrente en este vicio en el tercero y definitivo. 54 errores no forzados le cerraron la puerta del partido por el título.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine