Novak Djokovic encuentra 'amor y paz' en Marbella

El número 2 del mundo puede romper con Boris Becker y trabaja ya con el español Pepe Imaz aspectos mentales

24.11.2016 | 20:43
Novak Djokovic encuentra 'amor y paz' en Marbella

La vinculación profesional de Novak Djokovic con Boris Becker podría estar llegando a su fin después de una fructífera relación que llevó al serbio a ganar sus seis últimos torneos de Grand Slam. Pero mientras la relación entre ambos se ha enfriado (especialmente desde que ganara Roland Garros), el serbio se ha volcado cada vez más en su trabajo mental con el extenista español, Pepe Imaz.

Ambos se conocieron por mediación del hermano menor de Novak, Marko Djokovic, quien trabaja en su Escuela de Tenis Amor&Paz de Puente Romano, en Marbella. Su filosofía de trabajo, en la que da prioridad al bienestar, los sentimientos y las emociones de la persona, ha calado hondo en un Djokovic que busca nuevas motivaciones tras haber ganado ya todos los títulos posibles y haber llegado a la cima del tenis hasta verse superado recientemente por Andy Murray.

El nuevo coach de Djokovic ya estuvo con él en el Masters 1.000 de París Bercy, donde llamó la atención la ausencia de Becker y de su entrenador de siempre, Marian Vajda.

El propio Pepe Imaz, en declaraciones a Movistar Plus, destaca ahora que "lo de perder el número 1 no es algo que le vaya a afectar en el sentido de querer ganar, de volver a ser número 1. Él está enfocado ahora en estar a gusto con él, intentar trabajar su tenis y centrarse mucho más en lo que es más importante en estos momentos para él, que no es otra que sentirse bien consigo mismo".

Añade, además, que ahora acepta mejor las derrotas. "Es un hecho que hablando de números, él ha sido número 1 y ahora es número 2. Y lo acepta con naturalidad. Él ahora es otra persona y lo acepta con esa naturalidad, felicitando a Andy. Además te diré que después de caer en la final, el día continuó, y fue precioso como volvió a su habitación con Jelena, con su hijo, a darle las buenas noches. Y yo tuve la oportunidad de ver esos momentos, y fue precioso lo que se vivió, de ver esa naturalidad, de una vida que continuaba, por supuesto con un deseo de jugar al tenis, de hacerlo lo mejor posible pero con otro enfoque".

Imaz profundiza al señalar también que "lo mejor de Novak es que él es consciente de querer trabajar en su interior, algo que lleva haciendo tres años. Y él cada vez se siente mucho mejor. Si consigue la victoria mejor pero si no la consigue, su prioridad ahora es su bienestar, porque uno persigue el éxito porque cree que eso va a darle la felicidad, pero la felicidad quizás no está fuera, sino dentro de nosotros y es en lo que se está centrando en los últimos años".

Cabe recordar que Djokovic fue también padre en octubre de 2014 y que admitió también haber perdido algo de motivación para jugar tras ganar Roland Garros, el único Grand Slam que se le resistía. Una situación que llevó a Becker a decir recientemente que "nuestras manos estaban un poco atadas. Se estaba centrando en las prioridades fuera del campo de juego, quería pasar más tiempo con su familia, tiene otros intereses comerciales".

Ahora, eso sí, quiere hacer un cambio profundo en su forma de vivir el tenis y confía ciegamente en un entrenador español con el que ya tuvo el detalle de mostrar, tras una victoria, un corazón con el lema 'amor y paz' escrito en el centro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine