DECLARACIONES

John Shurna: "Me emocionó mucho la reacción de la gente tras mi lesión"

El ala-pívot del Valencia Basket continúa con la rehabilitación en La Fonteta

16.06.2016 | 12:20
Shurna, recien salido del hospital durante la cena del equipo.

Hace varios días John Shurna se sometía a una operación para corregirle la fractura con desplazamiento en el tercio medio del húmero del brazo derecho que se produjo en el tercer partido de las semifinales ante el Real Madrid. Una semana después, con su eterna sonrisa en los labios y el brazo en cabestrillo, el ala-pívot reconoce que "me encuentro bien, la operación fue muy bien y ya he estado trabajando con los médicos y los fisios en este último par de días. Estamos trabajando bien y espero que sea una recuperación rápida".

Shurna no tiene más que palabras de agradecimiento por el interés y el cariño que todos los estamentos que rodean al Valencia Basket han tenido hacia él: "Ahora ya me encuentro mejor y el apoyo que he recibido de todo el mundo aquí en Valencia ha sido genial. Todos mis compañeros vinieron a visitarme en el hospital y a apoyarme. Y mucha gente de la ciudad se interesaron por mí de diferentes maneras. Haber tenido ese apoyo de todo el mundo significa mucho para mí. Tener a gente interesada en mi estado de salud, significa mucho para mí, que hayan invertido parte de su tiempo en interesarse en cómo me encuentro es algo muy bonito y considerado por su parte".

El ala-pívot vio el cuarto partido de las semifinales desde el hospital y desde allí pudo vivir la reacción de La Fonteta al ver el mensaje que grabó desde la cama para animar a sus compañeros y a la grada y que se lanzó por las pantallas gigantes del pabellón antes del inicio del partido: "Me gustó ver como la gente reaccionó cuando vieron el vídeo. Tenemos unos de los mejores fans del mundo y fue un gesto muy bonito por su parte. El equipo ha luchado siempre todo lo que ha podido por ellos y nosotros sentimos y apreciamos mucho la energía y el apoyo que nos dan".

Haciendo balance de la temporada, Shurna recalca, y no es el primer jugador que lo hace en estas entrevistas de post-temporada, el gran ambiente que ha tenido el equipo esta temporada: "Hemos tenido una química increíble, no podemos decir nada malo sobre nadie. Todos hemos trabajado muy duro durante toda la temporada, pero también hemos podido reírnos, pasarlo bien y divertirnos mucho. Tenemos un gran grupo de chicos, tenemos muy buenos veteranos y también jugadores jóvenes. Creo que ha sido una mezcla perfecta y creo que esa buena química entre nosotros es algo que también se ha reflejado en la pista, que se ha notado lo mucho que disfrutábamos jugando juntos".

El ala-pívot de Illinois abunda en esta idea señalando que "cosas como la racha de victorias que conseguimos son muy representativas de esto, creo que durante toda la temporada estábamos muy centrados en ganar partidos. Nadie se ha preocupado por otras cosas como sus estadísticas individuales, todo el mundo se preocupaba de jugar un buen baloncesto de equipo para ayudar al colectivo y tratar de ganar".

En su balance general de la temporada, Shurna reconoce que "ha sido un año un poco salvaje, empezamos muy bien, luego nos encontramos con un bache a mitad de la temporada del que pudimos salir todos juntos para acabar luchando hasta el final. Una de las cosas más representativas de este equipo es que nunca se ha rendido. Obviamente a todos nosotros nos hubiese gustado llegar más lejos en la Eurocup, pero esa mala experiencia nos unió todavía más para seguir luchando hasta el final de temporada y seguir jugando lo mejor que pudiéramos para poder acabar la temporada de una forma correcta".

La barba que se dejó crecer a lo largo de los cuatro meses que duró la imbatibilidad taronja en el inicio de temporada se convirtió en la imagen icónica de aquella racha y en la imagen elegida por el NY Times para ilustrar la noticia. Shurna recuerdo entre risas el origen de todo: "Fue realmente divertido. Todo empezó como una broma, ese tipo de cosas que brotan de un vestuario. Los compañeros me decían que me afeitara, que ese tipo de barba no me quedaba bien. Y yo les contestaba que me quitaría la barba en la primera derrota que tuviéramos. Y como estuvimos sin perder durante un tiempo, la dejé crecer todo el tiempo que duró la racha de victorias. Lo pasamos bien, todos nos reímos mucho con esa historia".

Y no para de reír para dar a conocer los "problemas" familiares que le trajo su decisión de no afeitarse desde la pretemporada hasta el 20 de enero: "A mi madre no le gustaba demasiado. Mi hermana vino a visitarme en Navidad y le daba un poco de vergüenza que la vieran conmigo por la calle. Fue todo un poco loco, pero fue muy divertido".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine