ÚLTIMA HORA
ENTREVISTA

«En los deportes de equipo es complicado que haya dopaje»

Jordi Candel es el máximo responsable de los servicios médicos del Valencia CF

17.08.2009 | 13:14
«En los deportes de equipo es complicado que haya dopaje»
«En los deportes de equipo es complicado que haya dopaje»

Ser uno de los pioneros junto a Sabino Padilla en recurrir en el mundo del fútbol a las ayudas ergogénicas le ha servido para conocerle como «el druida», cuando entonces los médicos de los clubes eran mayoritariamente traumatólogos. Después de diez años en la entidad (1995-2005), el doctor natural de Alzira apreció que no se contaba con él al cien por cien y decidió aceptar la propuesta de Luis Aragonés para incorporarse a la selección como fisiólogo. Con la Roja fue uno de los artífices de conquistar la Eurocopa, aunque la salida de la RFEF del Sabio de Hortaleza también propició la suya. Es una persona muy ligada a Manuel Llorente, ya que con él también trabajó en el Pamesa y colabora en el Valencia Terra y Mar.

—He estado trabajando con Manuel Llorente en la etapa del Valencia y lo dejé para incorporarme a la selección, después volví a trabajar con él en el Pamesa Valencia. Los dos sabemos cómo trabajamos, cuales son las lineas de trabajo que llevamos, cuando me llamó me planteó una série de cosas interesantes y rápidamente alcanzamos un acuerdo.
—¿Vale la pena con las críticas que suele llevarse el máximo responsable de esta parcela?
—¿Vale la pena? Personalmente sí y es evidente, porque nadie me obliga. Se han establecido las condiciones adecuadas para poder trabajar y sacar una eficacia y un rendimiento a mi trabajo.
—¿Cuáles fueron los motivos para su salida en junio de 2005 tras diez temporadas en la entidad?
—El motivo fundamental fue que la directiva no contaba conmigo al cien por cien, al menos era lo que apreciaba. Tenía una propuesta, como un año antes que no acepté, de Luis Aragonés para incorporarme a la selección y fue fácil percibir que aquí no se contaba conmigo, por lo que teniendo la oferta de la selección, que era una ilusión tremenda, era fácil elegir.
—¿Cómo ha vivido esta etapa desde fuera?
—La verdad es que con tanto trabajo, me he dedicado a lo mío y poco más. Aunque mi trabajo con la selección era por intervalos te ocupa mucho, porque también he estado en el Pamesa, en el Terra y Mar de atletismo, en el balonmano Sagunt, en la clínica privada mía… No he echado de menos estar en el Valencia porque, entre otras cosas, llegaba justo para acabar el día con otras labores.
—Se ganó la Eurocopa con usted en la Roja, ¿qué recuerdos guarda?
—Creo que es lo más grande a nivel deportivo y profesional, para mí está por encima de todo lo vivido antes sin ninguna duda. En el VCF pude estar en las dos finales de la Champions, las dos ligas que ganamos con Benítez y la Copa de la UEFA, han sido sentimientos muy importantes, porque era tu equipo, pero creo que el equipo de tanta gente como es la selección me tiraba muchísimo. Además, cuando ganas es difícil explicar, es el superlativo del éxito deportivo.
—¿Qué anécdota recordará siempre de su estancia en Austria?
—Dos recuerdos; el momento en el que Cesc marca el penalti a Italia y el ir en el autobús del aeropuerto de Barajas a la plaza de Colón rodeados de tantísima gente, eso te ponía la carne de gallina, es inenarrable.
—¿Qué retos se plantea ahora?
—Mi reto siempre es trabajar con una línea, desarrollarla cada día más e investigar lo que vaya saliendo, consultando todo lo que surge tanto en publicaciones nacionales como en internacionales para que no se te escape nada e ir aceptando todo lo que se da en congresos para mejorar. Hay que ver todo lo que aparece nuevo para ir mejorando y estar actualizado. Mi reto es dar un plus más, poder ver cómo el jugador se recupera antes, cómo lo puedo ayudar a nivel nutricional o con ayudas ergogénicas, con la prevención de lesiones y su tratamiento.
—¿Cuáles fueron los casos que más le costaron en su primera etapa en el club?
—Ha habido de todo, como los casos de Fabio Aurelio y Vicente, chicos a los que aprecio mucho y a quienes debes ayudarles al cien por cien, pero han habido otros casos importantes; la rotura completa degenerativa del tendón de Aquiles de Paco Camarasa, de Javi Navarro era impensable que pudiera salir adelante y con su voluntad lo logró… Han habido muchas, pero también han sido complicadas otras que no nos acordamos porque salieron de forma natural, como los futbolistas operados del ligamento cruzado, del cartílago o del menisco, aunque sólo te acuerdas de lo humano, cuando un profesional no puede desarrollar su trabajo y haces todo lo posible. Vas a ver médicos en Bélgica, Francia o Brasil y ves que nadie te da soluciones, hay que esperar y eso te frustra, pero también debes saber que puede ocurrir y lo más importante es que puedes contactar con los mejores especialistas del mundo. Y con ello estás más tranquilo, porque si esas personas no lo pueden solucionar… pero te frustra.
—¿En qué parcela se puede mejorar más?
—La medicina más eficaz es la prevención de lesiones y cuando se hace bien se solucionan muchos problemas, hay que darlo todo. La prevención va desde una buena alimentación, un buen descanso y un buen entrenamiento, lograr que el jugador se cuide por sí mismo, ejercicios específicos que hacen los fisioterapeutas y el preparador físico, todo eso buscando un estado en el que la posibilidad de lesionarse sea la menor posible. El deporte de élite es agresivo y seguro que te lleva a lesiones, porque si no, no actuas al nivel alto que te toca, pero debes minimizar al máximo el número de esas lesiones y el tiempo de recuperación, y desde la prevención se consigue.
—¿Por qué le conocen como un druida? ¿Es un mito o una realidad?
—Bueno, eso es un cuento que se da. Cuando empecé con la medicina deportiva, los médicos que había en los clubes de fútbol eran traumatólogos, entonces, que hubiese médicos del deporte que se dedicaran a dar ayudas ergogénicas era raro, y nosotros empezamos con Luis Aragonés aquí en el Valencia. Empezamos con la creatina, cuando nos la traían de Suiza, también pedíamos productos farmacéuticos que nos debían de traer de fuera de España porque aquí no se comercializaban, medicaciones que hoy en día están totalmente comercializadas. ¿El término druida? Quizá porque utilizaba mezclas determinadas, pero eso lo lleva el estudio de las publicaciones que hay, vas cogiendo partes de un sitio y otro, es más, nosotros hemos hecho experimentación sobre productos farmacéuticos para ver qué efecto tienen y probar si el efecto que se decía que tiene es tal. Por eso se habla de druida. Era de los primeros médicos, junto a Sabino Padilla en aquel momento, que comenzamos a tener desde la medicina deportiva un peso más específico dentro del deporte en general.
—Desde el fútbol, ¿cómo se ve el tema antidopaje?
—Afortunadamente, en el fútbol el dopaje es menor. Está comprobado que hay pocos casos y casi siempre por ignorancia, y en el fútbol español menos.
—¿A qué es debido?
—En los deportes de equipo es más complicado que se dé que en los deportes individuales; porque no es que uno se salga y corra más que nadie, sino correr más que nadie, saber en qué zona debe estar, tener un buen control de balón… hay cosas en que no se pueden dopar ni tiene sentido.
—¿Cómo han vivido el tema de Jarque desde la distancia?
—Nunca lo ves desde la distancia, te pones en su lugar y en el lugar de la comunidad médica, y lo ves con impotencia. ¿Hubiéramos podido hacer más? Debes hacer lo que toca, ese protocolo obligatorio, cuando más haces es mejor y se intenta hacer lo máximo, pero hay patologías que no se llegan a diagnosticar en la medicina. Es la impotencia del médico que quiere llegar a todo y no puede, la sociedad se encuentra igual de impotente, la gente puede creer que la medicina lo cura todo pero no es así, lo veo con impotencia por no llegar a tiempo y tener los diagnósticos y el nombre de la enfermedad que produce esa muerte súbita.
—¿Hay demasiada carga de trabajo y estrés durante las pretemporadas y temporadas?
—Eso ayuda, de hecho, en el mes de junio la Asociación de Médicos del fútbol lo hablamos con ponentes de varios lugares, sacamos conclusiones y protocolos de actuación claros y eso se hace al cien por cien en casi todos los clubes de España. Hablamos de genética, de ecocardios, de TACS multicortes, de pruebas de esfuerzo, de resonancias funcionales… es un problema que nos preocupa muchísimo, está claro que tras hacerlo todos llegamos a la conclusión siguiente: ¿y este caso qué? Nos quedamos todos mirándonos las caras, pero trabajamos en ese tema.
—¿Se satura la competición por un tema de marketing?
—No creo que desde ahí se mejorara, pero el número de lesiones, las fatigas y el entrenamiento aumenta, si no lo regulas bien… Es una cuestión que nos compete a nosotros, hacer las rotaciones oportunas, es fundamental recurrir a ellas con tanta competición.
—¿La alineación está marcada por la información médica y del preparador físico?
—Recomienda, empezamos con las rotaciones con Ranieri.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte