ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL ANGULO

´Ningún entrenador puede hablar mal de mí´

El asturiano explota y analiza para SUPER la situación que está viviendo con Unai Emery.

26.08.2009 | 02:00
´Ningún entrenador puede hablar mal de mí´
´Ningún entrenador puede hablar mal de mí´

Por segunda vez se ve desplazado de la plantilla y, aunque a algunos les pueda parecer mentira, esta vez le duele más. Dice Miguel Ángel Angulo que está sufriendo más ahora que cuando Koeman le apartó a él, a Albelda y a Cañizares: «Ahora es mucho más evidente». Le dolió no poder estar en la presentación oficial del equipo a pesar de que le queda un año de contrato con el club blanquinegro y le duele no poder entrenar siquiera a la misma hora que el resto de compañeros. Le duele tanto, que asegura que eso no puede deberse única y exclusivamente a un decisión deportiva, cree que tiene que haber algo más detrás. Por lo demás, ya ha perdido la esperanza de retirarse en el Valencia, «Siempre pensé que acabaría aquí».

¿Le gustan los culebrones?
—Pues no, precisamente soy un jugador al que no le gustan ni los culebrones ni estar en situaciones complicadas. Me considero una persona sencilla y de lo más normal, pero en los últimos años han sucedido cosas que nadie se esperaba, sobre todo, tras los años que llevo en club.
—¿Esperaba protagonizar uno?
—No, no soy partidario y sí de buscar lo más pacíficamente posible una solución.
—¿Tanto puede cambiar la vida de una persona en un año? Se había convertido en uno de los habituales con la selección, y ahora...
—Llevo un par de años en los que he pasado de ser internacional y titular en el Valencia a todo lo contrario, a no entrar ni en las convocatorias. Es una situación diferente y algo que no me gusta, lo considero desagradable.
—Hace dos temporadas Koeman le apartó del grupo junto a Cañizares y Albelda, ahora Unai le transmite que no cuenta, ¿qué ha hecho?
—Nada, realmente no ha sucedido nada diferente a lo que hacía en temporadas anteriores; voy a entrenar con la idea de hacerlo lo mejor posible cada ejercicio para llevar al Valencia a lo más alto, sin embargo, han venido una serie de entrenadores que con sus decisiones han perjudicado la situación mía en la plantilla y ha cambiado todo. Siempre pensé que acabaría mi carrera en el Valencia, pero la situación me obliga plantearme mi futuro, porque debo buscar soluciones fuera de Valencia.
—¿Se considera un futbolista problemático?
—Ni mucho menos, es más, a pesar de las situaciones que he vivido, ningún entrenador puede hablar mal de mí, la evidencia lo demuestra, siempre he estado a disposición del entrenador y de jugar en cualquier puesto, disponible para lo que se me planteara.
—Hay una corriente de opinión que le recrimina que se negase a jugar de lateral derecho y por eso, Unai dejó de contar con usted.
—Es mentira, en un momento dado del año se me planteaba la posibilidad de que jugara de lateral derecho, hablé con Emery y le dije que estaba disponible para jugar ahí y donde fuera, por eso me extraña mucho que se hable de eso cuando sucedió todo lo contrario, la verdad es que no lo entiendo.
—¿Qué le dice la gente por la calle?
—Todos me apoyan y me dicen que no puede ser, después de tantos años en el club vivir esta situación tan desagradable... me animan a que haga lo que me más me convenga.
—Antes de comenzar la pretemporada se citó con el técnico, ¿qué argumentos le puso sobre la mesa?
—No me dejó un argumento claro, digamos que tomó una decisión por unos motivos, se basa en que es una decisión deportiva y que mi situación en el equipo iba a ser complicada porque no tendría opciones de jugar. La verdad es que no puede ser, tiene que haber algo más para que no pueda ni entrenar con la plantilla ni estar en la presentación del equipo teniendo contrato en vigor.
—¿Lo entiende?
—Puedo entender que sea una decisión deportiva, pero no las formas que me están dando; como entrenar en un campo diferente, con un técnico diferente y horarios distintos. Eso es lo que no acepto.
—Si trabajara con sus compañeros ¿daría más patadas o insultaría al entrenador?, y tal vez por eso prefieren que trabaje al margen.
—Sería un jugador más dentro de una situación clara, que es la de que no cuentan conmigo, como también ocurre con otros jugadores y en cambio sí que están en ese grupo, mientras se les está buscando una salida, lo mire por donde lo mire, no lo entiendo.
—¿En algún momento le pidió usted a Unai Emery trabajar junto al resto de compañeros hasta resolver la situación?
—No se lo planteé. Con él he mantenido dos conversaciones, antes de empezar la pretemporada y a mitad y en ambas se ampara en que tiene unos motivos deportivos. En la primera me asegura que si no logro una salida antes de que el equipo regrese de Holanda, cuando volviera me incorporaría con ellos, pero no ha sucedido así.
—¿Cómo ha reaccionado el vestuario a esta situación?
—Están en una posición incómoda, la mayoría no entiende lo que está pasando y todos están intentando ayudarme de alguna manera. Ellos son jugadores de la primera plantilla y se están dedicando a entrenar y a jugar para ganar, no quiero que se metan en complicaciones ni en declaraciones que después les puedan perjudicar por ayudarme.
—¿Ha vuelto a Mestalla, aunque sea de incógnito?
—No he vuelto desde el final de la pasada temporada, aunque he seguido al equipo por la televisión.
—¿Ha tenido más o menos apoyos que hace un año? ¿Hay alguien que en su día se solidarizó con usted y ahora no? ¿Y algún empleado del club que apoyó el juicio del entonces capitán por motivos similares a los de usted y ahora no?
—Creo que hay gente dentro del club que antes no estaba y en su día sí me demostraron su apoyo, ahora están dentro del club y realmente no he recibido ese apoyo que tenía antes, pero también porque están dentro y su situación es diferente. Realmente me quedo con la gente de la calle y con los numerosos mensajes de gente que me están apoyando de verdad.
—¿Ha hablado con Albelda y Cañizares en estos días?
—Con Albelda sí que he tenido la oportunidad de hablar, con Cañizares no desde antes del verano. Hablamos de la situación y él apoya mi decisión, porque no entiende lo que está pasando.
—Si se trata de un tema personal, ¿dónde está el origen?
—Es una pregunta a la que no debo contestar, porque no la entiendo, deberían hablar otros al respecto.
—¿Es cierto que cuando la pasada temporada Unai les pidió a cada futbolista en el vestuario, —cuando se encadenó la peor racha de resultados—, que dieran su versión fue muy crítico con su trabajo?
—Creo que a lo largo de todo el año fui dando mi opinión, él es un técnico que quiere al grupo que se implique y si he dado alguna opinión ha sido siempre con el ánimo de mejorar el colectivo y buscar lo mejor para el grupo.
—¿Ha hecho Unai lo mismo que le hizo Koeman? ¿Le trata igual que el holandés?
—No, evidentemente en esta ocasión es más evidente y más desagradable. En aquel momento, tanto el entrenador como el club disfrazaron nuestra situación haciéndonos entrenar a veces con el equipo, era diferente, no había una discriminación como ahora, muy evidente. Estás en un campo ellos entrenando y yo a escasos metros con un técnico diferente.
—Si se viera obligado a tener de entrenador a alguno de los dos, ¿a quién elegiría?
—Después de los años que he pasado, si pudiese no tenerlos mejor, pero no les guardo rencor ni es que no quiera ni verles, son situaciones del fútbol que se tienen que tomar y que siempre se aceptan, pero no las formas.
—¿Se siente frustrado?
—No, pero sí con un sabor amargo de no poder despedirme de la afición o tener un final mejor del que estoy recibiendo. No quiero homenajes ni salir por la puerta grande, sí algo más tranquilo y sencillo con lo que le pueda decir un hasta luego a todo el valencianismo que me quite ese sabor amargo de estar tres años bastante fuera de lo que me esperaba.
—¿Se ha portado mejor el Real Madrid con el asunto Salgado que el Valencia con usted?
—El Real madrid en este caso, desde mi humilde opinión, tomó una decisión que es la de no contar con él, se le pagó el contrato y le dejó marcharse. Sí que puede ser un caso parecido, pero en mi caso este mes se han dado unas circunstancias que me han impedido salir del equipo.
—Si no llega a un acuerdo económico, el club está obligado a realizarle ficha. ¿Contempla seguir un curso más luciendo esta camiseta?
—Es complicado, sobre todo si sigue este entrenador en el club, porque voy a estar un año sin la oportunidad de jugar, pero sí me gustaría reincorporarme al grupo y tener esa ilusión por volver a jugar. Pero después de escuchar al entrenador es complicado. ¿Quedarme un año en la plantilla? Tengo contrato un año y si me quedo será como uno más, con las misma posibilidades y derechos que elresto.
—¿Está pidiendo mucho dinero para rescindir su contrato?
—No, realmente estoy pidiendo lo que tengo firmado, no pido ni un euro más ni un euro menos. Ellos consideran que me quieren pagar en un año alejado de lo que tengo firmado, les he demostrado que que estoy abierto a una serie de facilidades y como ellos quieran, pero no en una fecha tan alejada en el tiempo.
—¿Denunciará su situación? ¿Ha pedido asesoramiento a la AFE?
—No he llegado ni creo que llegue a esa situación, porque por encima de una situación personal mía con el entrenador, está la entidad.
—¿Se siente solo?
—No creo que me sienta solo, realmente sí entrenando, pero tampoco es una situación en la que pueda decir eso. Hoy —por ayer— he coincidido con jugadores en el vestuario y me han demostrado su total apoyo, como la gente de la calle.
—¿Se merece Angulo —el jugador con más años en la primera plantilla y que vino a coste cero mediante un cambio de residencia— salir por la puerta de atrás?
—Realmente no me esperaba tener estos últimos años con este sabor, sí terminar de una forma normal, sencilla y tranquila, sin hacer nada fuera de lo normal. Sabía que este momento podía llegar, pero no me pensaba que iba a ser así.
—¿Contempla dejar el fútbol si no le surge ninguna propuesta apetecible?
—No, no, para nada he contemplado esa posibilidad, sí me ha hecho reflexionar y pensar que las situaciones del fútbol hacen que llegues a eso y pienses en otras experiencias.
—¿Hay gente que ha suscrito acciones en la ampliación de capital y siente menos los colores del club que usted?
—No puedo hablar de esa gente, pero creo que soy un jugador muy volcado con la idiosincrasia del Valencia, no puede haber otro más, me he sentido muy identificado con este club, esta es mi casa y a la que realmente he querido muchos años y siempre querré.

Noticias relacionadas

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte