EUROLIGA: LILLE-VALENCIA

César se parte hasta la boca por ser titular

El de Coria necesitó puntos de sutura por un manotazo involuntario de Navarro

18.09.2009 | 12:21
César se parte hasta la boca por ser titular
César se parte hasta la boca por ser titular

Si alguien pensaba que César iba a pagar la inactividad y no iba a responder como la pasada temporada estaba muy equivocado. El de Coria se estrenó en la fase de grupos de la Euroliga, después de las dos titularidades de Moyà en Liga, como si nada hubiera pasado. Se convirtió en el mejor del equipo junto a Joaquín salvando al equipo de encajar el primer gol del partido con hasta cuatro intervenciones de mérito. Lo único que no pudo detener el portero cacereño fue el gol del Lille —se encontraba totalmente vendido después del pase fatal de Bruno— y el manotazo de David Navarro cuando intentaba evitar una jugada de peligro del conjunto francés.

Esa acción involuntaria de su compañero apunto estuvo de provocar su sustitución en la primera mitad. Sin embargo, tal y como decía Emery más tarde en rueda de prensa, hizo «un gran esfuerzo par seguir jugando». César recibió en la boca un fuerte golpe del central blanquinegro y necesitó ser atendido por el doctor Silvestre, en el campo. La herida comenzó a sangrar y el técnico ordenó calentar a Moyà. Sin embargo, César siguió en el terreno de juego con una aparatosa protección en el interior de la boca a pesar del tira y afloja con el nuevo árbitro asistente adicional que ayer estrenó la UEFA.

Esa no sería el único rifirrafe de César en el partido. A partir de esa acción, el público del Metropole de Lille la emprendió con él y le abucheó y silbó cada vez que tocaba un balón. Un comportamiento que aún envalentonó más a un César que, por entonces, ya estaba completando una gran actuación. El de Coria sacó en la primera mitad dos manos de oro: una a Hazard y otra a Vittek que salvaron al equipo de la derrota. También seguiría acertado en la segunda mitad con una zamorana espectacular, un buen despeje de puños y un buen blocaje en una falta rasa y potente de los franceses. César encajó el gol en una jugada en la que estaba vendido después de un mal pase de Bruno. Al final del partido, el médico le aplicó puntos de sutura en la boca y pasó, junto a David Albelda, la obligada prueba del doping.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte