ARBITRAJE

La siesta de Ramírez Domínguez

El colegiado expulsó injustamente a David Navarro y dejó al Valencia con diez casi toda la segunda mitad.

20.09.2010 | 15:26
Ramírez Domínguez expulsó injustamente a Navarro.
Ramírez Domínguez expulsó injustamente a Navarro.

Ramírez Domínguez fue el responsable de meter al Hércules en el partido. El Valencia dominaba en el marcador (0-2) y en el partido, con sólo un remate de cabeza de Trezeguet desde dentro del área. El resto de jugadas de ataque del conjunto herculano se limitaron a disparos inofensivos desde fuera del área que apenas inquietaron a César. De hecho, la defensa valencianista apenas había tenido que intervenir, y la pareja de centrales de ayer, formada por el capitán Navarro y por Maduro no tuvieron prácticamente trabajo durante los primeros 45 minutos.

Sin embargo, a falta de cuatro minutos para el descanso el árbitro—que ya había perdonado la expulsión a Peña unos minutos antes, tras una brutal entrada sobre Tino Costa—metió al Hércules en el partido y señaló un penalti a Navarro por unas manos involuntarias, que además le costó la primera amarilla al central valencianista. Trezeguet transformó la pena máxima y el partido se marchaba al descanso con toda una segunda parte mucho más abierta, aunque más por méritos del colegiado que del propio Hércules, que apenas había inquietado a César.
Empezaba la segunda parte, y en apenas tres minutos, Ramírez Domínguez volvía a hacer acto de presencia en el Rico Pérez, y en un balón dividido en que Navarro recibe un pisotón de Abel Aguilar, que suponía la segunda amarilla para el centrocampista del Hércules, el colegiado interpretó falta del central valencianista, al que además expulsó por doble amonestación, mientras este permanecía en el suelo doliéndose por el golpe del jugador herculano. Además el capitán del Valencia tuvo que ser asistido y abandonó el campo en camilla. Ya en el vestuario, se sorprendió por su expulsión.

En el 61 de partido, en una de las pocas llegadas del Valencia en la segunda parte, Ramírez Domínguez no señaló un penalti sobre Pablo cometido por Pamarot. Al final del encuentro, el entrenador del Valencia se refirió a esas jugadas puntuales en las que la actuación del árbitro bien pudieron costarle los tres puntos al Valencia. Y es que parecía que el árbitro ayer estaba haciendo la siesta.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte