NUEVO PUNTO DE PARTIDA

La liberación de Andreas

El gol ante el Betis es una inyección de confianza · Busca continuidad tras varias semanas frustrado

19.10.2017 | 12:32
La liberación de Andreas

Minuto 92 de partido en el Villamarín. Guedes levanta la cabeza después de una prodigiosa carrera de ochenta metros con el balón y ve con claridad a Andreas Pereira, esperando el pase en el vértice izquierdo del área. El brasileño controla, se zafa de su rival con un recorte en seco hacia adentro y dispara a la escuadra con la mezcla idónea de precisión y potencia. El primer gesto de su celebración habla por sí solo. Aprieta el puño y grita algo en portugués.

Pura rebeldía. Solo el ´11´ sabe el verdadero valor que tiene ese gol para él. Y es que desde un tiempo a esta parte Andreas Pereira encerraba cierta sensación de frustración en su interior. Mientras el equipo carbura a todo gas, una circunstancia que impulsa el rendimiento individual de muchos jugadores, a él las cosas no acababan de salirle como quería. "Andreas tiene fuego en los ojos", indican los más cercanos al futbolista, describiendo sus ganas de desatar su potencial en Mestalla. El jugador, en busca de la continuidad, sentía la necesidad de colmatar un partido con una puesta en escena rotunda. El gol al Betis cobra, por lo tanto, una importancia crucial para este joven talento del United que siempre ha soñado con acercarse a Ronaldinho... La liberación como punto de partida.

Andreas entró directo al once nada más aterrizar en València, lo hizo ante el Atlético de Madrid. Mestalla escrutaba minuciosamente al recién llegado, que demostró sin necesidad de grandes despliegues que es un jugador con calidad, desborde y una especial habilidad para armar lío en espacios reducidos. El ojito derecho de Louis van Gaal y de José Mourinho tiene materia prima.

Ante el Levante, días más tarde, volvió a ser titular y dejó una asistencia brillante a Rodrigo Moreno. A partir de ahí, sin embargo, pasó a calzar un rol de revulsivo que solo ha logrado sacudirse de encima en la tarde del Athletic. Sabe que va paso a paso, el gol es una metáfora de sus progresos. Le ha faltado continuidad porque llegó sin ritmo de competición. Antes de su cesión al Valencia el brasileño había estado parado durante un mes.

No jugó un solo minuto en las tres primeras jornadas de Premier League ni tampoco ante el Real Madrid en la Supercopa de Europa. Y no es lo mismo jugar que entrenar. El cuerpo técnico, en cualquier caso, tienen total confianza en sus condiciones y su adaptación está yendo fenomenal a todos los niveles. En el vestuario ha encontrado un hermano mayor como es Gabriel Paulista, siempre pendiente de él, ha conectado con Gonçalo Guedes y tiene una relación especial con Rúben Vezo, al que conoció en el Granada la temporada pasada. Se siente cómodo y recogido.


 

Tiene una inteligencia especial

Los técnicos destacan de Andreas su inteligencia: tiene una cabeza especial para los idiomas y eso está siendo clave en este proceso. Se defiende con solvencia con el castellano y habla con naturalidad portugués, francés, inglés, neerlandés (flamenco) y un poco de alemán gracias a la influencia de sus abuelos por parte de madre. El valencianista, en definitiva, habla con fluidez el idioma del fútbol.

La escuela holandesa

Desde el primer día sus movimientos sorprendieron a sus compañeros en los entrenamientos. "Pisa muy bien el balón, lo lleva pegado a la bota cuando conduce en diagonal», relata en privado un futbolista del Valencia, descubriendo algunas de las virtudes que Andreas, al llegar a la élite, ha rebotado con naturalidad de su etapa en el fútbol sala, disciplina que practicó hasta los ocho años, algo muy típico en los brasileños. Sin embargo, los que mejor lo conocen consideran que el episodio más prolífico en su formación ocurrió en la cantera del PSV Eindhoven. Al ´11´ le entró en vena la escuela holandesa, una manera de entender y de practicar el fútbol que deja aflorar el talento, que pone el foco en el pase y que potencia la creatividad por encima de otros aspectos como la defensa o la agresividad. 

Trabajo específico

Su explosión en el máximo nivel todavía está pendiente pero a sus 21 años el atacante es un cóctel elaborado con algunas de las mejores esencias del planeta: la mencionada escuela holandesa, la alegría y el atrevimiento de Brasil, las características propias del fútbol belga, la intensidad de Inglaterra y ahora trata de absorber como una esponja las virtudes de España, una liga que deja jugar a los jugadores y en la que comienza a mostrarse tras una temporada de destellos —y poco más— en el Granada, un equipo abocado a la resistencia, donde tuvo que lidiar con un contexto totalmente nuevo para él. Pereira se reconoce como un brasileño —pese a haber nacido en Duffel (Bélgica), cuando su padre, también futbolista, jugaba en el KV Mechelen— muy europeo.

Quiere ser un futbolista ´top´ y para ello, además del talento, sabe que hace falta disciplina. Prueba de su determinación es que prepara su salto físico trabajando a diario con un entrenador personal desde hace dos años. Está endureciéndose para ser mejor. Tiene las cosas muy claras y con diecisiete años le dijo a su padre que no se sentía belga, su sueño era jugar el Mundial Sub-20 con Brasil. Lo logró, incluso marcó un gol en la final ante la Serbia de Maksimovic (que se llevaron los balcánicos). Ahora, tras superar la frustración acumulada en las primeras jornadas, aborda su desafío más grande: consolidarse como un jugador importante en el Valencia de Marcelino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine