Salud dental

Por qué no debes cepillarte los dientes justo después de las comidas

La higiene bucodental es un hábito básico y cotidiano - Estos consejos te ayudarán a que sea la más apropiada

17.05.2016 | 17:32
La higiene bucodental debe aprenderse desde niños.
La higiene bucodental debe aprenderse desde niños.

La higiene bucal es una de las más importantes en el cuidado diario de nuestro cuerpo. Los dientes cumplen una función fundamental en el organismo humano. Su limpieza es parte de las tareas cotidianas que deben aprender los niños desde pequeños, pero que también deben cumplir los adultos. A continuación, te damos pautas para que tu limpieza bucodental sea la más apropiada.

Un cepillado correcto

A la hora de cepillarnos los dientes, es conveniente saber que el movimiento del cepillo debe ser de arriba a abajo y no de izquierda a derecha, ya que de esa manera se puede contribuir a mover los restos de un lado a otro de la boca, generando problemas de sarro y gingivitis. Una limpieza efectiva no es mover el cepillo de un lado a otro, sino saber moverlo por las zonas más ocultas, como la parte trasera de los dientes y también los espacios que hay entre cada uno de ellos.

La saliva, una aliada

Beber agua es otro de los gestos que ayudan a mantener la higiene de los dientes. Es una acción que contribuye a generar saliva, una aliad en la prevención de caries o sarro. La saliva contribuye a reducir el nivel de ácido que desgasta el esmalte de nuestros dientes. Masticar chicles sin azúcar puede ser también un buen método para generar saliva. Los expertos dicen que masticar una pequeña pieza de queso después de las comidas también es beneficioso, puesto que ayuda a disminuir el PH de la placa bacteriana.


FOTO: Getty Images

La pasta de dientes, con moderación

La abundancia de pasta en nuestro cepillo no garantiza una mejor limpieza, aunque tampoco hay que quedarse corto. Colocarla a lo largo del cepillo ayudará a llegar con él a zonas fundamentales de la boca, como las encías o la parte situada bajo la lengua. Si se abusa de las pasta de dientes, se produce una espuma en la boca que puede dificultar que hagamos una limpieza correcta.

Esperar media hora después de la comida

Una de las pautas más extendidas desde siempre es aquella que dice que los dientes deben lavarse inmediatamente después de las comidas. Muchos expertos lo desmienten. Al parecer, después del acto de comer, el esmalte de los dientes necesita un tiempo para recuperarse. Cepillarse los dientes justo después podría dañar al esmalte, por lo que se recomienda esperar una media hora. Ese período de tiempo ayuda, además, a que se recupere saliva dentro de la boca, un elemento importante para luchar contra los ácidos.

 
FOTO: Getty Images

Dos veces al día, innegociables

Las prisas hacen que muchas veces nos ´saltemos´ el hábito de lavarnos los dientes. Por lo general, los dentistas recomiendan proceder a la higiene bucodental dos veces al día como mínimo. Una por la mañana, después de desayunar, y otra a la noche, después de cenar. Durante el sueño, la menor actividad de la saliva y de la lengua hacen que las bacterias encuentren un mejor caldo de cultivo dentro de la boca. Además, si se duerme con la boca abierta, se incrementa el riesgo de que los dientes queden menos protegidos.

Los tres minutos, como mínimo

Ya hemos indicado que el movimiento del cepillo debe hacerse de arriba abajo, tanto en las partes frontales como traseras del diente. ¿Durante cuánto tiempo? La duración no debería ser inferior a los tres minutos, siempre de manera firme pero sin provocar un daño innecesario a nuestras encías. El sangrado habitual a la hora de lavarse los dientes puede ser un síntoma de problemas de sarro o gingivitis. Y no debemos olvidarnos de que también hay que pasar el cepillo por las encías y la lengua, que acumula muchos restos de comida.

¿Qué cepillo me conviene?

Los dentistas aconsejan que se cambie de cepillo cada tres meses. Tras este tiempo, las cerdas perpendiculares se desgastan y corren el riesgo de no cumplir con su función. Los cepillos, en cualquier caso, no deben ser excesivamente duros, puesto que se corre el riesgo de que se dañe el esmalte. Los expertos también aconsejan no colocar un capuchón sobre el cepillo una vez hayamos acabado de lavar los dientes, puesto que de esa manera no se eliminarían correctamente las bacterias acumuladas en él. Por supuesto, conviene limpiarlo cuando terminemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud

El síndrome de las piernas inquietas, cada vez más común.
Síndrome de las piernas inquietas, ¿qué es?

Síndrome de las piernas inquietas, ¿qué es?

Este trastorno es característico al anochecer, lo que suele provocar dificultad para conciliar el...

Siete alimentos que te ayudan a fortalecer los músculos

Siete alimentos que te ayudan a fortalecer los músculos

Una alimentación sana es clave para mejorar la masa muscular y el buen funcionamiento del organismo

¿Cómo hacerse donante de médula ósea?

¿Cómo hacerse donante de médula ósea?

En España, cada año cerca de 5.000 personas son diagnosticadas de leucemia aguda y unas 7.000 de...

La testosterona favorece comportamientos agresivos, pero también generosos

La testosterona favorece comportamientos agresivos, pero también generosos

Un nuevo estudio concluye que esta hormona esteroidea "puede causar en los hombres un...

El ´efecto silla´ provoca casi medio millón de muertes en el mundo

El ´efecto silla´ provoca casi medio millón de muertes en el mundo

Pasar más de tres horas sentados al día puede vincularse al casi 4% de las muertes a nivel mundial

Una rutina en tres pasos para que los bebés duerman mejor

Una rutina en tres pasos para que los bebés duerman mejor

Un baño, un masaje y un momento tranquilo con tu bebé favorecen el desarrollo de su capacidad...

Enlaces recomendados: Premios Cine