23 de febrero de 2018
23.02.2018

Siete errores que cometes en el gimnasio y por los que no adelgazas

Calentar antes, respirar de forma correcta y tener un plan concreto de ejercicios son algunos de los consejos

24.02.2018 | 23:54
Miles de españoles acuden a diario a su gimnasio.

Acudir al gimnasio es una de las rutinas más habituales de miles de españoles. Algunas personas se frustran por no obtener los resultados esperados, ya sean de pérdida de pesovolumen muscular o tonificación general. Estos son siete de los errores más frecuentes y que conviene corregir para obtener los objetivos marcados cuando acudimos al gimnasio.


No tener un plan


Son muchos los que acuden al gimnasio sin un plan concreto e improvisan sobre la marcha sus actividades. De la misma manera que nadie va al supermercado sin una lista de la compra, nadie debería ir a hacer deporte sin un listado previo de tareas. Se recomienda tener pautado el tiempo que se va a dedicar a cada ejercicio, ya sea aeróbico o de fuerza, así como los descansos de los mismos.


No calentar antes ni estirar después


Uno de los errores más comunes es no realizar ejercicios de calentamiento antes de empezar el propio entrenamiento en sí. Cualquiera que sea la actividad que se haga, es necesario dedicar unos minutos antes a preparar el cuerpo, física y mentalmente. Además, después de haber concluido los ejercicios, es aconsejable dedicar unos minutos a estirar los músculos para que recuperen correctamente y evitar así tirones o contracturas.

Calentar y estirar ants y después es fundamental. GETTY IMAGES


No respirar bien


Aprender a inspirar y espirar es una de las claves de toda práctica deportiva. Las respiraciones profundas contribuyen a introducir más oxígeno en los pulmones y a reducir la sensación de asfixia. Saber marcar el ritmo de inspiración y espiración permite acompasar mejor cuerpo y mente. Por lo general, se tiende a efectuar respiraciones demasiado cortas. Además, respirar correctamente ayuda a prevenir lesiones y evitar problemas cardiovasculares.


Usar siempre las mismas máquinas


La variación y las alternativas también son buenas en el ámbito deportivo. Es por eso que se aconseja cambiar de hábitos, en especial en lo que concierne a algunos aparatos. Principalmente, por una razón mental, ya que se puede volver una rutina pesada y convertirse en algo que nos 'queme'. Y por otra parte, por motivos físicos, ya que el cuerpo necesita nuevos estímulos para seguir desarrollándose. Es recomendable alternar y combinar ejercicio aeróbico y de fuerza para armonizar el organismo.

No conocer bien nuestro cuerpo


Es importante conocer nuestro cuerpo para obtener el máximo rendimiento de él, siempre ajustado a lo que puede ofrecer y a partir de unas expectativas razonables. 

El ejercicio aeróbico se realiza a una intensidad media. GETTY IMAGES

Entrenar menos de dos días a la semana


Es necesaria una mínima regularidad para llegar al objetivo establecido. Por lo general, no se recomienda entrenar menos de dos días semanales. El Consejo Americano de Medicina Deportiva, recomienda un mínimo de 3 días a la semana de ejercicio aeróbico y dos días de fuerza, adaptando la intensidad de cada ejercicio a las posibilidades de cada persona.

Pensar en resultados inmediatos


La constancia es fundamental en el gimnasio. Hacer cien abdominales al día, por sí solo, no va a ser suficiente para conseguir un vientre plano en tres semanas. Es importante establecer una tabla de ejercicios a largo plazo y acompañar el deporte de un modo de vida saludable

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine