Consejos

Diez errores tecnológicos que te pueden dejar en el paro

Chatear a través de las redes sociales o descargarte contenido irrelevante para el trabajo son algunos de ellos

02.09.2014 | 21:24
Usar un pendrive para transferir datos es otro de ellos
Usar un pendrive para transferir datos es otro de ellos

Después de las vacaciones de verano, toca volver al trabajo con las pilas cargadas y con nuevos objetivos tanto personales como profesionales de cara al nuevo curso. Uno de los objetivos seguramente sea mantener el puesto de trabajo y por eso desde Kaspersky Labs han elaborado un decálogo con los puntos a tener en cuenta a la hora de utilizar el ordenador en el trabajo y evitar posibles errores que puedan tener serias consecuencias.

A veces, estos errores ocurren simplemente por descuido, pero un pequeño error en tu actividad diaria delante del ordenador puede costarte tu empleo, ¿cuáles son estos errores?

1. Usar un pendrive para transferir datos. Transferir datos corporativos con un USB a tu ordenador y viceversa puede terminar infectando todos los ordenadores de la oficina con un virus persistente, o con un virus cuyo objetivo sea robar los datos de la empresa. Un buen ejemplo es el caso de Stuxnet, un virus que llegó a infiltrarse en una planta de producción iraní a través de un pendrive.

2. Chatear a través de las redes sociales. Cuando hablas con cualquier persona a través de las redes sociales, recuerda que conviene tener cuidado con los datos o informaciones que compartes. Los hackers usan a menudo las redes sociales para obtener credenciales de la empresa y luego introducirse en la red de la organización.

3. Hay que tener siempre presente que las redes sociales son públicas para evitar utilizar un vocabulario inapropiado cuando te comunicas con tus clientes o colaboradores. Perjudicar la reputación de tu jefe no es bueno y, en la gran mayoría de los casos, conlleva un despido inmediato. También un comentario espontáneo sobre un amigo o una foto frívola de la última fiesta de la oficina puede tener consecuencias indeseadas.

4. Reenviar documentos de trabajo a través de tu email personal. Por ejemplo, usar una dirección gmail.com para mandar tus correos corporativos puede ser una mala idea si tu servicio de correo electrónico está comprometido, ya que el mensaje puede ser interceptado por cibercriminales.

5. Mandar datos personales cifrados desde el ordenador de la oficina puede hacer que un departamento seguridad muy estricto interprete que has compartido datos confidenciales con personal ajeno a la compañía.

6. Usar software de terceros en los equipos del trabajo. Aparte de amenazas de 'malware', consumen recursos del sistema de manera innecesaria. El ordenador puede ser monitorizado a distancia, con lo que los responsables de seguridad no necesitan acercarse al escritorio para ver lo que estás haciendo.

7. Dejar la contraseña en un lugar visible, por ejemplo en un post-it en el ordenador o en una carpeta en el escritorio. Cualquiera que quiera perjudicarte podría acceder a tu ordenador sin tu consentimiento.

8. Descargar contenido irrelevante para el trabajo. Aunque descargar música, películas y otros contenidos multimedia en casa parezca algo común en la era del Internet de alta velocidad, los usuarios no sueles respetar las reglas básicas, aún sabiendo que en el trabajo, especialmente en las grandes compañías, se monitoriza y controla lo que hacen los usuarios con el ordenador.

9. Comunicaciones móviles. En esta categoría pueden entrar muchos errores y acciones malintencionadas, partiendo desde la utilización del teléfono del trabajo para temas personales, superar el límite de tráfico de datos, hasta relajarse jugando un rato con el 'smartphone'. Todas las reglas anteriores valen también para los dispositivos móviles. Si quieres utilizar los dispositivos para el trabajo y para los temas personales al mismo tiempo, pregúntale al responsable de TIC que te ayude a separar las cosas en dos áreas distintas del móvil. Hay varias soluciones de tipo BYOD para llevarlo a cabo.

10. Por último pero no menos importante: todo lo que escribas o compartas 'online' puede ser utilizado tanto para impulsar tu carrera como para arruinarla. Así que piénsalo primero antes de nada.

Las empresas deben contar con soluciones de seguridad capaces de proteger todos y cada uno de los dispositivos desde los que los trabajadores acceden a información corporativa para evitar fugas, robos o cualquier otro problema que pueda derivar de un ataque de 'malware'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine