Análisis

Apple Watch: así es el reloj inteligente más deseado

Tras probar el esperado smartwatch, que este viernes sale a la venta en España, analizamos sus pros y contras

29.06.2015 | 20:18
El Apple Watch sale a la venta este viernes en España.

Dos meses han pasado desde que el Apple Watch, el reloj inteligente de Apple, saliera al mercado en EE UU y otros siete países. A partir de este viernes, sin embargo, el Apple Watch estará disponible también en España. Concretamente, en las 11 tiendas oficiales que la compañía norteamericana tiene repartidas por nuestra geografía.

Pero esta vez no se verán las habituales colas a las que cada nuevo lanzamiento de la compañía de Cupertino nos tiene habituados. En esta ocasión, la venta del Apple Watch se hará previa reserva en la página web de Apple.

El plazo se abrirá a las 07:01 de este viernes, momento en el que se podrán consultar los precios y reservar el Apple Watch que, posteriormente, se recibirá en el domicilio si se compra en ese momento o, si se prefiere, se podrá comprar y recoger en alguna de las Apple Store de nuestro país. En este segundo caso, el usuario podrá elegir una hora de recogida en la que, además, recibirá un pequeño curso de iniciación con el nuevo dispositivo. Atención personalizada al 100% para el Apple Watch, un dispositivo realmente personal.

Y una vez más hemos tenido acceso anticipado a un dispositivo de la compañía de Cupertino, en este caso el Apple Watch, para poder emitir un veredicto, al menos en lo que a un primer contacto se refiere.


Fotos: David Arráez

Primeras impresiones

Huelga decir que lo primero que llama la atención del Apple Watch es su exquisito diseño. Confeccionado con un acero de gran calidad –y que habrá que ver si resiste los arañazos– las estilizadas curvas del Apple Watch hacen que no parezca un reloj inteligente. Lejos de todo lo visto hasta ahora en el mercado, el Apple Watch ofrece por primera vez la sensación de que lo que llevas en la muñeca es un reloj de verdad y no un trozo de plástico con circuitos en su interior.

Ligero pero con suficiente aplomo como para sentirlo en la muñeca, la pantalla del Apple Watch de 1,5 pulgadas –1,32" en el modelo de 38 mm.– se mantiene apagada en todo momento para maximizar la duración de la batería, aunque en cuanto giras el brazo para ver la hora, la pantalla del Apple Watch se activa al instante, sin necesidad de esperar a que se ilumine como ocurre con otros dispositivos similares que hemos probado anteriormente.

Pincha en la imagen para ver más información

El Apple Watch es discreto, no llama mucho la atención y ante la vista de cualquiera no deja de ser un reloj más, aunque con la pantalla apagada. A lo largo del día de hoy y paseando por el centro de la capital del reino, absolutamente nadie se ha acercado a preguntar por el Apple Watch, algo que sí ha ocurrido en ocasiones anteriores con otros dispositivos como el iPhone 6 e incluso el Samsung Galaxy 6 Edge.

La activación del Apple Watch es simple, rápida y requiere de un elemento imprescindible para el funcionamiento del reloj: un iPhone. Y es que las aplicaciones que lleva el Apple Watch no se ejecutan en realidad en el reloj, sino que lo hacen en el teléfono.

Estamos pues ante un dispositivo que es en realidad una suerte de segunda pantalla que nos permite ver e interactuar con las aplicaciones –no con todas– que llevamos en el iPhone. Esto supone una gran ventaja en lo que al consumo de la batería se refiere ya que al ejecutarse las aplicaciones en el teléfono, el Apple Watch funciona de forma más desahogada y con un menor uso del procesador, consiguiendo así un rendimiento energético mayor.

El uso es intuitivo y, pese al reducido tamaño de su pantalla, es mucho más simple de lo que podría parecer en un principio. La interfaz inventada por Apple, con esa suerte de burbujas que muestran las aplicaciones, en conjunción con una casi mágica corona digital y "el botón" del lateral hacen que la interacción sea sorprendentemente sencilla. En ningún momento te ves excesivamente sobrepasado por el dispositivo o perdido sin saber cómo hacer esto o aquello.

Disponible en dos tamaños –38 y 42 mm– y tres acabados distintos –Sport, Watch y Watch Edition– la enorme variedad de correas hacen que este dispositivo sea algo único en el mercado, algo nunca visto anteriormente. El modelo que vamos a probar a lo largo de las próximas semanas es el Watch de 42 mm. con correa de eslabones y que, tal y como se puede apreciar en las imágenes, le confiere el aspecto de un reloj normal y corriente, algo muy de agradecer.

Tras un primer uso no muy intensivo –pese a su inicial sencillez hay cosas que no se aprenden a la primera– la sensación es muy positiva, pero también genera muchas dudas. ¿Aguantará la batería un uso habitual por parte de un usuario avanzado? ¿Soportará la caja de acero los golpes? ¿Se rayará con facilidad? ¿Se estropeará al hacer deporte? ¿Cómo reaccionará ante el sudor o el agua de la piscina o el mar? Demasiadas dudas para responder tras un primer contacto. Habrá que estar atentos y sacar conclusiones dentro de unas semanas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine