El Villarreal CF proyecta cambios en su plantilla. La no clasificación para la próxima edición de la UEFA Champions League ha hecho decrecer los ingresos del club, que a pesar de estar completamente saneado, tendrá que acometer algunas reformas que pasan por dar salida a algunos jugadores antes de fichar. Francis Coquelin es uno de los que podría abandonar la disciplina amarilla a lo largo del verano, tal y como adelantó el diario As.

El centrocampista galo, a pesar de la irregularidad condicionada por las lesiones, tiene cartel en Europa, especialmente en su país y podría aligerar los salarios del Villarreal. El propio jugador habló de ello en su Francia para el medio France Bleu dejando claro que a pesar de que tiene contrato por tres años con el conjunto de La Cerámica, no cierra ninguna puerta de cara al futuro y que ya se verá lo que acaba sucediendo.

La sala de máquinas del Submarino ha sido de las principales fortalezas del equipo con Dani Parejo y Étienne Capoue rindiendo a un nivel superlativo, además de contar con el ‘plus’ de experiencia y versatilidad que aporta siempre Manu Trigueros. Coquelin ha mostrado un gran nivel en momentos clave, pero no ha sido capaz de encontrar la misma regularidad que sus compañeros.

La pasada campaña jugó 20 partidos en LaLiga y ocho en UEFA Champions League, siendo un jugador clave en los planteamientos de Unai Emery para neutralizar a equipos del potencial de la Juventus de Turín y el Bayern de Múnich. Su versatilidad le permite actuar también en banda para reforzar el centro del campo, elevar e intensificar el nivel de la presión e incluso ejecutar marcajes al hombre. Un arma polivalente con la que el Villarreal no tendría ningún problema en seguir contando, pero que en caso de haber una buena oferta por él se podría abrir la puerta. Mientras tanto, en La Cerámica se ponen como objetivo prioritario en el mercado de fichajes acometer la contratación de Gio Lo Celso, que ha vuelto al Tottenham tras su cesión.