El entrenador de Bitci Baskonia, Neven Spahija, dijo en la previa que quieren controlar el partido ante el Valencia Basket (18:30 h, sábado) "lo máximo posible" y, aunque asumió que no es fácil por la calidad que tiene el rival, señaló que estarán más cerca de hacerlo si minimizan las pérdidas que tuvieron en el primer partido.

El croata indicó que están a un paso de estar entre los cuatro mejores y dijo en rueda de prensa que no quiere volver a Valencia a jugar el tercer partido. Del mismo modo, manifestó que el encuentro de este sábado "será otra historia y no tendrá nada que ver con el primero".

Destaco la agresividad de los 'taronja', pero apuntó que están "preparados para cualquier cosa". No obstante, incidió en que se fija más en su equipo que en el resto y remarcó que el balance para jugar por fuera y por dentro "es importante".

"Es una ocasión más para sacar algo frente al público y no podemos perder esta posibilidad", opinó, preguntado por las últimas derrotas en casa.

Respecto a la defensa de cambios que ha implementado recientemente, valoró que ahora tienen "más opciones" porque llevan más tiempo juntos. "Tenemos dos o tres cosas que podemos utilizar en cualquier momento", destacó.

Por otro lado, Neven Spahija opinó que necesitan "ayudar a los árbitros porque tienen una presión enorme". "Se equivocan como nosotros y nosotros más que ellos y si mis jugadores se callan hacen más cosas en la cancha", insistió, al tiempo que aplaudió el papel de su banquillo en el primer partido, aunque fue exigente consigo mismo. "Un entrenador tiene que aprender a utilizar mejor a sus jugadores", concluyó el croata, que finaliza contrato y no seguirá la próxima temporada en el banquillo del Buesa Arena.