Increíble victoria la conseguida anoche de los Utah Jazz contra los Golden State Warriors, en un partido en el que el vigente campeón de la NBA ganaba de cuatro a falta de 13.3 segundos. Un triunfo que tiene un toque italiano, español y vasco, ya que Simone Fontecchio, exjugador del Saski Baskonia, anotó la canasta decisiva a falta de 6.9 segundos para el fin del encuentro, que supuso la derrota de los californianos por 123-124. Pero la cosa tiene tela.

La realidad es que los últimos doce segundos del cuarto cuarto de los Warriors fueron un suplicio. Cuando ya parecía que habían cerrado un partido complicado fuera de casa con la ausencia de Curry, empezaron los problemas. En un saque desde media cancha de los Jazz y después de una fabuloso movimiento de balón, Malik Beasley enchufaba el triple que ponía a tan solo uno por debajo a los locales quedando 6.9 segundos de partido.

Steve Kerr pidió tiempo muerto para diseñar la jugada durante esos instante. Hasta ahí todo normal. Ty Jerome era el encargado de pasar el balón desde la banda y así lo hizo con un pase picado a Jordan Poole. Sin embargo, Nickeil Alexander-Walker logró arrebatarle la bola por detrás al '3' californiano, quedando esta suelta.

Kelly Olynyk se lanzó al suelo junto al propio Poole para agarrarla, sin embargo, fue Malik Beasley el que la recogió, salió a la contra y cuando estaba entre la línea de tres y la de tiros libres del aro rival, le filtró otro pase picado a Simone Fontecchio, que Moody no pudo alcanzar, para que el italiano machacara el aro, dejando el cronómetro en 1.4 segundos de tiempo restante, que los visitantes no pudieron aprovechar.

Partido muy completo de los Jazz

Además de la tremenda victoria, el roster de Utah jugó un gran encuentro. Jordan Clarkson se fue hasta los 22 puntos y las 9 asistencias, Malik Beasley y Simone Fontecchio, este úlitmos desde el banquillo, pusieron ambos 18 tantos cada uno, mientras que Collin Sexton añadió otros 17.

Jordan Clarkson, imagen de archivo. Utah Jazz

A ellos, hay que sumarles el buen trabajo interior de Kelly Olynyk con 15 unidades y el doble-doble de Walker Kessler, el rookie seleccionado en el puesto 22 del draft de este año, que consiguió 10 puntos y 12 rebotes. También fue vital la aportación de Alexander-Walker con 11 tantos y 3 robos, uno de ellos, el que provocó la canasta ganadora de Fontecchio.

Thompson, Poole y Kuminga

Jordan Poole, imagen de archivo. EFE

El buen hacer coral de los locales contrasta con el rendimiento de los de Golden State. Con las bajas de Stephen Curry, Draymond Green y Andrew Wiggins, solo Klay Thompson, con 22 puntos, Jonathan Kuminga, con 24 y Jordan Poole, el mejor con 36, dieron la cara por parte de los de la Bahía.

De los seis jugadores más que participaron, ninguno pasó de los 7 puntos, aunque Donte DiVincenzo estuvo muy bien haciendo un poco de todo con 7 tantos, 9 rebotes, 7 asistencias y 3 robos.

Con esta derrota, los Warriors abandonan de nuevo el récord positivo en temporada para ponerse con un balance total de 13-13 y caer a la décima posición del Oeste, la última en puestos de play-in.

Por su parte, los Utah Jazz se recuperan de la irregular semana pasada y ascienden hasta el sexto puesto, también de la conferencia Oeste, con un global de 15-12 y en zona 'play-offs'.