La capitana del CBM Elche VisitElche.com, Ana Isabel Martínez, aseguró que conquistar un título con el club en el que se formó como jugadora es algo que no tiene comparación y que supera a cualquier otro éxito deportivo que ya había conseguido. El equipo ilicitano se proclamó campeón de la Copa de la Reina el pasado domingo.

La internacional ilicitana, que anunció el final de su carrera al finalizar esta temporada, señaló que la Copa de la Reina es un "final soñado y casi de película".

"Ya había ganado otros títulos y siempre es una sensación espectacular, pero el Elche es el club de mi vida, en el que he crecido. Es la guinda al pastel", comentó la ilicitana, quien fue, además, la jugadora más valorada en la fase final de la Copa de la Reina.

Ana Martínez indicó que el club ilicitano necesitaba ese "salto de calidad" que dan los títulos. "Caímos bien, éramos subcampeones y se destacaba nuestra cantera y nuestra lucha. Pero nos faltaba el trofeo y ya lo tenemos", insistió.

"Al final, cuando estás en el deporte profesional eres resultadista y todas queremos ganar", añadió la capitana, que fue homenajeada por compañeras y rivales en los últimos segundos de la final. "Esos momentos se quedarán para siempre en mi retina", confesó.

La jugadora del Elche desveló que las sensaciones con las que afrontaba el equipo la Copa de la Reina "no eran buenas" tras dos meses en los que solo ganó un partido.

"Estábamos mal anímicamente y cansadas pero desde el pasado lunes cambiamos el chip. La primera victoria nos dio la vida y nos permitió recuperar las sensaciones que siempre hemos tenido en la pista", explicó.

Ana Martínez admitió que el recuerdo de la final perdida en Málaga, hace solo ocho meses, ayudó a madurar al equipo. "Me hubiera gustado ganar las dos, pero es evidente que esa derrota nos ha servido", dijo la ilicitana.

Por último, la jugadora, licenciada en Medicina, indicó que a partir del próximo lunes, una vez finalizada la temporada, comenzará una "nueva vida" dedicada exclusivamente a "preparar y aprobar" el examen MIR.

"Me pondré el despertador a las 07:30 horas, dedicaré 10 horas a estudiar y una y media a hacer deporte. Tengo el examen el 29 de enero y la medicina es ahora la que va a acaparar todo mi tiempo", sentenció.