Bruno Martini, exportero de la selección francesa de balonmano, con la que fue campeón del mundo en 1995 y 2001, y actual presidente de la liga nacional de ese deporte, fue condenado este miércoles a un año de prisión exento de cumplimiento por corrupción de menores, señaló su abogada, Elie Dottelonde.

El conocido portero había reconocido haber grabado imágenes pedopornográficas de un menor, por lo que en una comparecencia por el procedimiento de urgencia se le impuso una pena inferior a la que podía haber tenido por ese delito en un juicio convencional, de hasta cinco años de prisión y 75.000 euros de multa.

Martini, de 52 años, también tendrá que pagar una multa de 2.500 euros y estará inhabilitado durante cinco años para cualquier función que comporte el contacto con menores.

Poco después de conocerse la condena, Martini presentó su dimisión como presidente de la Liga Nacional de Balonmano (LNH) de Francia "con efecto inmediato".

La abogada del campeón del mundo de 1995 y 2001 destacó que su cliente no sabía que el menor, con el que había entrado en contacto a través de una plataforma de mensajería y con quien intercambió vídeos de carácter sexual, tenía menos de 15 años.

Los hechos ocurrieron en 2020, cuando el chico, que entonces tenía 13 años, recurrió a su madre, que denunció los hechos, antes de concretar una cita con el exjugador.

La letrada señaló que la Fiscalía no retuvo la acusación de agresión sexual y que en la sentencia no se le impone a su cliente ninguna obligación de someterse a tratamientos.

De esa forma, respondió a la LNH, que en un comunicado aseguró que una eventual condena a Martini le imposibilitaría para seguir al frente de ese organismo.

El propio jugador lo anunció a los órganos internos que se reunirán este jueves para organizar este periodo de transición hasta la asamblea general electiva programada para el próximo 7 de marzo. Martini fue detenido el pasado lunes y durante los dos días de interrogatorio reconoció los hechos, lo que ha posibilitado que el caso se cierre con gran celeridad.

Estrella de balonmano en Francia

Bruno Martini era el portero de la selección francesa de balonmano que ganó los mundiales de 1995 y 2001, y tuvo también un gran palmarés con los clubes franceses en los que militó. Con el Montpellier, consiguió la Liga de Campeones de 2003.

Una vez finalizada su carrera como jugador, estuvo al frente de un grupo de inversores que compró en 2010 el Paris Handball y fue designado mánager general, un puesto que mantuvo cuando el equipo fue comprado por el fondo soberano Qatar Sports Authority, que ya era propietario del París Saint Germain (PSG) de fútbol.

Dejó ese cargo a comienzos de 2021 y en noviembre pasado fue elegido presidente de la liga francesa de balonmano.