Muchos ya están disfrutando ya de las deseadas vacaciones estivales y otros están a muy pocos días de iniciarlas. Y aunque los datos de contagios no dan tregua, la relajación de las restricciones frente a la pandemia de la Covid-19 y el avance de la campaña de vacunación anima a retomar los hábitos veraniegos previos al inicio de la crisis sanitaria.

En cualquier caso, la Fundación Española del Corazón (FEC) pide mucha prudencia a todos, en especial a los pacientes con enfermedad cardiovascular, para evitar el contagio por coronavirus.

Te puede interesar: Cardiólogo: «el amor nace en el cerebro, pero lo disfruta el corazón»

Además, los expertos en cardiología recuerdan que se puede disfrutar de las vacaciones con responsabilidad sin olvidar cómo cuidar tu corazón.

«Las altas temperaturas propias de esta época del año son uno de los principales enemigos de nuestro corazón en verano», indica el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la FEC, quien añade que «los cambios en los hábitos y rutinas también pueden acabar afectando a la salud cardiovascular».

Por ello, y para no descuidarnos este verano, la FEC recuerda una serie de recomendaciones que pueden convertirse en grandes aliadas de nuestro corazón durante estas vacaciones:

Para evitarlos nada más fácil que recurrir al teléfono móvil. Crear alarmas a las horas de la medicación puede ser muy útil para no olvidar ninguna toma. Del mismo modo, si salimos de nuestro entorno habitual, es imprescindible llevar consigo un informe médico actualizado.

Llevar siempre una dieta variada y equilibrada. En verano es más habitual comer fuera de casa. Aunque la FEC recomienda siempre que sea posible elaborar nuestra propia comida, también recuerda que es posible comer de forma saludable en bares y restaurantes.

¿Cómo? Lo explica Palma: «Debemos decantarnos por el pescado frente a la carne, evitar los fritos como guarnición y elegir mejor, verduras. Otra opción saludable en verano son las ensaladas. Y para el postre, fruta, en lugar de dulces o helados».

Y es que la dieta mediterránea debe ser siempre la base de una alimentación saludable.

También hay que huir de las bebidas azucaradas porque aumentan el riesgo de padecer obesidad y diabetes mellitus tipo 2, dos importantes factores de riesgo cardiovascular.

Así que es importante no descuidar nuestras rutinas de ejercicio durante las vacaciones, aunque hay que elegir bien la hora a la que lo practicamos, especialmente si es en el exterior.

En ese caso, hay que evitar las horas centrales del día, cuando las temperaturas son más altas.

Además, seguro que ahora disponemos de más tiempo para movernos.

Posteriormente, una vez pasado este período, hay que recurrir a protectores solares de una graduación de 30 a 50.

Y es que según un estudio publicado en European Journal of Preventive Cardiology concluyó que aquellos que duermen un mínimo de siete horas al día reducen hasta en un 65% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Una de las claves para lograr cuidar tu corazón estas vacaciones.