02 de julio de 2018
02.07.2018
Ranking de fealdad

Los tatuajes más monstruosos de la historia

Elegir a un buen tatuador es mucho más importante que escoger un dibujo para lucir en la piel

02.07.2018 | 12:35
Terrible reproducción de Bob Marley.

Hacerse un tatuaje es casi un acto de valentía, de fe ciega en que la persona que te va a tatuar tiene el talento suficiente como para que lo que quieres se asemeje un mínimo decente a lo que le estás pidiendo porque, entre otras cosas, es algo que vas a llevar ahí "para toda la vida" (o al menos hasta que te lo elimines con láser).

En este sentido, los "actos de valentía" más destacables son, casi sin ninguna duda, los que protagonizan las personas que quieren un tatuaje de la cara de sus hijos. Y qué decir de los tatuajes que tan de moda se pusieron hace ya unos cuantos años de ponerse una frase motivadora o reflexiva en chino o japonés. (¡Eso sí es confianza ciega y un acto de valentía sin igual!).

Un tatuaje realista, como puede ser el que se basa en la fotografía de alguien, requiere el trabajo de un buen tatuador y, como en todas las profesiones, no todos los que se dedican a tatuar gozan de ese estatus.

Hacerlo con cualquiera puede dar resultados tan nefastos como los que se dan cita en este recopilatorio de los tatuajes peor ejecutados vistos en Internet, a los que si tratas de hacer encajar con su equivalente real te puedes llevar un buen susto.
 

Benjamin...



Wayne y Garth



Una pobre niña llamada Sheleen



Un rostro terrorífico



El Joker



¿Un oso?


Marilyn Monroe



Freddy Mercury


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine