09 de octubre de 2018
09.10.2018
Viral

Así es freír huevos y comer en la Antártida

El astrobiólogo Cyprien Verseux ha revolucionado a las redes con sus fotografías de comida

09.10.2018 | 09:22

La Antártida es, probablemente, el lugar más remoto del planeta y uno de los destinos turísticos más extraños que existen. Se trata del continente más frío de la Tierra y sus tierras congeladas atraen, fundamentalmente, a científicos y turistas de lo más osados que se atreven a conocerla.

En cuanto a población, la Antártida roza el millar de personas, la mayoría de ellas científicos asentados en bases de investigación. Del Reino Animal no hay mucho que destacar; quizás, la presencia ocasional de alguna skúa, un ave pariente de las gaviotas que se deja ver por allí.

Cyprien Verseux, astrobiólogo y actual jefe de la estación Concordia con base en la Antártida, es uno de los habitantes de este continente de extremos y el autor de una serie de fotografías que han logrado captar la atención de los usuarios de Twitter.

¿Cómo es comer en la Antártida?

La pregunta, quizá, nadie se la haya planteado nunca, pero la respuesta es cuanto menos curiosa y asombrosa. Para dar a conocer este dato, Verseux salió al aire libre a comerse unos espaguetis, una tostada con crema de cacao y hasta una raclette con desastroso resultado.











Y ojo a lo que les pasa a los huevos.







Los espaguetis parecían una escultura vanguardista del Moma de Nueva York, la tostada con crema de cacao tenía estalactitas y la raclette terminó sosteniendo la sartén -y no por el mango.

A raíz de la viralidad de las fotografías, Meteored se puso en contacto con el jefe de la base Concordia y explicó: "Durante el pasado fin de semana y a comienzos de esta tuvimos alrededor de -60ºC, un registro que casi resulta agradable después de los meses de invierno. Con estas temperaturas es normal que los alientos se petrifiquen en cuestión de segundos". En invierno, dice, "las temperaturas pueden descender por debajo de los -80ºC y rara vez suben por encima de los -20ºC en verano".

La base Concordia


La base Concordia se abrió en la Antártida en el año 2005 y en la expedición participan 13 personas. "Algunos son técnicos que nos permiten sobrevivir, hay un cocinero y un médico. Otros hacen investigación en astonomía, glaciología, adaptación del ser humano a condicione extremas, ciencia atmosférica y geofísica", contó Verseux.

Su localización ha sido identificada como un lugar muy apropiado para observaciones astronómicas extremadamente precisas. La transparencia de la atmósfera antártica permite la observación de estrellas. Otras ventajas incluyen la muy baja emisión infrarroja del cielo, el alto porcentaje de tiempo despejado y el bajo contenido de partículas y polvo en la atmósfera.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook