Llegas al coche y acto reflejo: lo primero que sueles hacer... ¡Bingo! Quitarte la mascarilla como si estuvieras en casa. Pues mucho ojo, que esa decisión puede costarte una multa. Si lo vemos con retrospectiva, hace un año la mascarilla se veía con extrañeza, como algo lejano y sin sentido, salido de una serie de televisión o como consecuencia de desastres naturales contaminantes. Pero ya no es así, las mascarillas FFP2, FFP3, quirúrgicas, de tela o higiénicas han venido para quedarse en plena pandemia de la covid-19.

No llevar mascarilla en el coche puede suponer una multa de hasta 100 euros por ocupante, eso siempre que no se comparta vehículo con personas de la misma unidad de convivencia.

¿Es obligado llevar mascarilla en el coche?

Una vez te subes al coche no debes relajarte y quitarte la mascarilla si te acompañan más personas y no viven contigo bajo el mismo techo. Y es que no debemos olvidar que hay restricciones por el coronavirus vigentes para frenar su expansión. Si compartes espacio con un compañero de trabajo y cualquier otra persona no conviviente ambos deberéis permanecer en el interior del coche con la mascarilla puesta para evitar posibles contagios y prevenir una multa por no llevarla, según la normativa vigente.

Una excepción a la obligatoriedad de llevar la mascarilla en caso de juntarse personas no convivientes son los niños que no tengan más de seis años, que pueden no llevarla sin ningún tipo de problema. También hay un límite máximo de personas que pueden viajar en el coche, que son cinco. No importa que el coche tenga capacidad para albergar a más pasajeros, no respetar esta norma podría suponer una multa de 100 euros.

Y un último detalle a tener en cuenta, tampoco te relajes si vas solo en el coche y te quitas la mascarilla porque es muy importante el lugar donde la dejes mientras no la lleves puesta. Dejar la mascarilla colgando en el espejo retrovisor puede acabar con una multa de 80 euros, pues supone un peligro al volante al dificultar tu visibilidad.