Poner varios gallos en el mismo corral tiene sus riesgos. Y de eso sabe mucho Telecinco. A la cadena, especialmente en sus programas de telebasura como 'Sálvame', no le importa lo más mínimo hacer sangre entre sus propios trabajadores. Son decenas los ejemplos que podemos encontrar, destacando en los últimos meses la serie sobre Rociíto y todo lo que la ha rodeado. Verdades, medias verdades y mentiras. A estas alturas, poco importa más que la audiencia y los consiguientes ingresos publicitarios. Nada que reprochar. O sí.

Pues bien, en las últimas semanas apareció uno de los históricos de la prensa del corazón, Jesús Mariñas, para afirmar rotundamente el mal rollo existente entre Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera. El popular presentador tiene la bien merecida fama de pequeño dictador por hacer y deshacer lo que le parece en cada momento. Nadie se atreve a toserle o se enfrentará a su ira y más que posible expulsión del plató. Hay mil ejemplos conocidos por todos. Ahora, tras un par de años trabajando en la sombra tanto la relación como los distintos episodios de Rociíto, Carlota ha ganado fama. La presentadora lleva orgullosa la bandera de ese feminismo tan radical como particular por el que llama negacionista a todo el que opine diferente a ella, sea un particular, un experto o un juez. Qué más da. Ella sabe más.

Con este panorama, la presentadora ha ido ganando cada vez más peso, mientras Jorge Javier ha visto cómo otros presentadores más queridos que él, le han ido quitando minutos de pantalla. Carlos Sobera, sin ir más lejos, conduce galas nocturnas alternando espacios con Jordi González.

Tras las informaciones publicadas por Jesús Mariñas por la rivalidad real existente entre Jorge Javier y Carlota Corredera, el presentador ha rechazado dicho extremo. "Me entero gracias a un artículo de Jesús Mariñas de que Carlota Corredera y yo estamos en guerra. La noticia me produce tal frialdad que ni se me pasa por la cabeza llamar a Mariñas para desmentirlo, y eso que es un colega al que aprecio muchísimo", asegura Jorge con cierto pesar, y es que leer que tiene una supuesta enemistad con su compañera sin ser verdad debe ser algo duro: "conocí a Carlota como a casi todo el mundo, hará más de veinte años. Me la presentó mi amigo O., y si ahora hago memoria lo que más me viene a la cabeza al pensar en ella son sus carcajadas. Por su culpa he vivido uno de los momentos más embarazosos en televisión".