15 de febrero de 2012
15.02.2012
15/02/12

Españoles de M30

15.02.2012 | 19:00

Lo mismo me meto en territorios peligrosos pero da igual. Me estoy escribiendo encima y si lo que tengo en el disco duro no lo ´arrejunto´ en cuatro letras, puede terminar provocándome un dolor de cabeza crónico.Y eso, para alguien con fama de bajito y cabezón, es muy peligroso... Pues resulta que todos los madridistas que han presumido de españolistas, todos los madridistas que se llenaban la boca hablando de España cada vez que alguno como yo decía sin complejos que prefería que ganara el Bayern de Múnich antes que el Madrid —eso sí, cuando Mou apareció en escena ya se podía ir con el Inter contra el Barcelona porque lo decían ellos—, todos esos madridistas que no entienden que la gente sea libre de pensar lo que quiera y que no lo entienden porque en el fondo no toleran que alguien piense diferente a ellos, pues bien, todos esos españoles de la M30 —que es una manera de definir a los madridistas que se cogen la parte por el todo, que se creen que tienen al Rey en la barriga porque nacieron en el centro y que confunden el Real Madrid con España y la Castellana con la red de carreteras españolas— jalean ahora a Florentino para que no permita que la Final de la Copa de su Majestad el Rey se juegue en el Santiago Bernabéu. Y todo para no ver al Barcelona levantar la Copa en el feudo blanco. Una prueba más de que lo único que les interesa es el Real Madrid. Ante todo el Madrid. Es cómico verlos excusarse diciendo que unos, vascos y catalanes, van a silbar al himno de España y al Rey y que eso no se puede tolerar. ¿Y qué pasa, que en Mestalla sí pueden hacerlo y en el Bernabéu, no? Como si el estadio madridista fuera más digno que el valencianista... Pues que yo sepa, el Bernabéu es, probablemente, el lugar del mundo donde más atracos por metro cuadrado ha habido... Que ahora salgan los franceses —famosos por sus guiñoles— a poner paz ofreciendo que se juegue en Saint Dennis, es como para hacerse republicano.

twitter.com/Carlos_bosch

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook