13 de octubre de 2018
13.10.2018
13/10/2018

Mi verdad sobre la venta de Alcácer

Uno quería comprar, otro quería vender y el tercero quería jugar en el Barça, da lo mismo qué fue antes

13.10.2018 | 13:32
Mi verdad sobre la venta de Alcácer

Aseguro a fuerza de que alguien no me crea que tenía cero intención de escribir sobre Paco Alcácer este fin de semana, pero, aquí estamos, 'arrejuntando' letras sobre el 'xiquet' de Torrent. ¿Por qué? Pues no me escondo, porque yo también quiero dar mi opinión, porque he visto algunas versiones que no terminan de ajustarse a la realidad, porque veo demasiada gente interesada en decir lo que le da la gana y porque tengo algo que aportar. Sé que puede parecer presuntuoso pero correré ese riesgo.

De entrada empezaré por un concepto. Los goles de Paco Álcácer con la selección española han servido para que algunos, sin decirlo, demuestren que siguen sin superar el proceso de venta. Pobrecillos, la llevan tan adentro que años después todavía son incapaces de asumir que perdimos todos, y siguen incapaces de entender que el tiempo ha demostrado que no había tantas alternativas como parecía. Ignorante de mí, pensaba que la llegada de Marcelino y Mateu Alemany, y la normalidad en la gestión que su presencia conlleva, harían que tarde o temprano olvidaríamos la gran guerra civil. Pero no. Y esa es sin duda una mala noticia. Si cada vez que Alcácer marque un gol tenemos una pequeña escaramuza, significa que todavía hay heridas que están por cerrar. ¡Qué le vamos a hacer! Alguno dirá que soy exagerado al mezclar los goles de Alcácer con el proceso de venta y le diré que no, que lo que soy es observador. Puede que mal pensado, pero creo ser capaz de demostrar que la esencia del debate que generan los goles de Paco es Peter Lim.

Hay que ser muy simple para pensar, a estas alturas, que Peter Lim vendió a Paco Alcácer al FC Valors sin permiso de Paco, porque el Valencia ha vendido en los últimos años a demasiados futbolistas como para que no tengamos ya las cosas claras. ¿Es acaso Paco el único que se fue obligado? No me hagan reír. Demostraré que no es así con información que prometí no revelar, y lo demostraré también con reflexiones evidentes. Vaya por delante que para mí, es lo de menos qué fue antes, si el huevo o la gallina, si la negociación entre clubes o el 'Sí quiero' de Paco al Barça, porque lo mismo me da que me da lo mismo, lo importante es que uno quería comprar, el otro quería vender y el tercero estaba loco por la música. Tan loco por la música como estaba Rodrigo este verano, no nos engañemos, que el hombre todavía no ha superado que finalmente no llegara la oferta del Real Madrid. ¡Y eso lo sabemos todos aunque nos cueste decirlo! Y tan loco por la música estaba Paco como estaban Mata, Silva, Villa, Soldado, Mathieu o Jordi Alba, por poner unos ejemplos. Lo he dicho alguna vez y lo repito hoy, lo del amor a unos colores para toda la vida es cosa de los aficionados, a los futbolistas hay que pedirles profesionalidad y que honren la camiseta del Valencia CF cada vez que se la ponen. Dicho esto, entiendo a los que le echan en cara a Paco que se fue cuando más lo necesitaba el Valencia CF, o mejor dicho, el escudo, pero luego pienso que lo que necesitaba el Valencia era dinero y por Enzo Pérez, Negredo o Diego Alves no daban un duro, como pudimos comprobar poco después.

Pero volvamos al verano loco de agosto de 2016 y a ese caótico Valencia gobernado por Layhoon, la peor presidenta/e que ha tenido el Valencia CF, en mi opinión. He dicho anteriormente que tengo información y reflexiones sugerentes que contar y empezaré por lo segundo. ¿Alguien cree que cuando el Barcelona se reúne con el Valencia CF y acuerda el traspaso de Alcácer no había hablado con el futbolista? Si de verdad alguno lo cree le diré una cosa, todos los clubes de fútbol profesionales, antes de negociar con otro club por un jugador, saben la predisposición del jugador en cuestión a fichar por ese club. ¡Es de cajón! Pensar que el Barça está negociando con Peter Lim sin saber si Paco Alcácer quiere jugar en el Barça es hacer muy tonto al presidente del Barça. Imaginen que después de mucho negociar, el Barça llega a un acuerdo con el Valencia y cuando va a hablar con Alcácer este le dice, «no, si tengo un acuerdo con el Rafelbunyol que mañana va a pagar la cláusula». Repito, ningún club del mundo negocia por un futbolista sin saber la predisposición de ese futbolista a fichar por ese club, que es lo mismo que decir sin tener un acuerdo o un principio de acuerdo. Otra cosa es que la ley prohíba negociar con el jugador, pero sucede que es la ley más estúpida y no cumplida de la historia. Y ahora vamos con la información. Antes de la reunión entre el Barça y Peter Lim hubo una reunión entre el Barça y Alcácer en la que el jugador de Torrent dijo que sí quería jugar en el Barça. Y esto va a misa. Pero no se equivoquen, Paco no hizo nada que no hicieran antes Villa, Silva, Albiol, Jordi Alba, Mata Silva, Mustafi, André Gomes, Otamendi o Soldado. Paco no hizo nada que no habría hecho Rodrigo este verano si Florentino se hubiera echado para adelante.

Y digo más, que el Barça iba a fichar a Alcácer se supo un viernes de agosto que me pilló de vacaciones y volviendo de viaje. Al día siguiente, sábado por la mañana, mientras almorzaba con mis amigos porque hacían 'bou' en mi pueblo, alguien me llamó y me dijo «Carlos, podéis decir lo que queráis en Valencia, pero el fichaje ya está acordado». Y yo pregunté si con el jugador y con Peter Lim, «está cerrado Carlos». Y no hay más. Y me da lo mismo qué fue antes porque uno quería comprar, el otro vender y el tercero jugar en el Barça. Solo faltaba limpiarle la cara a Layhoon que ese mismo sábado dijo aquello de «no queremos vender a Alcácer». La solución fue que Paco dijo en público "«me quiero ir» y la señora presidenta quedó liberada de sus palabras.

Y ahora vuelvo al origen de mi reflexión anterior. Los goles de Paco refrescan el proceso de venta porque hay gente que sigue interesada en decir que Lim vendió al futbolista contra su voluntad, o mejor dicho, hay gente que le quiere cargar 'el muerto' a Lim para que el futbolista se vaya de rositas. Pasado el tiempo, no le guardo ningún rencor a Paco, se fue y punto. Me da lo mismo si marca tres goles o ninguno. Me importa que marquen Rodrigo, Gameiro, Batshuayi y Santi Mina, y que el Valencia CF de Marcelino encadene las victorias que le permitan enganchar con los puestos de arriba, pero las cosas son como son y no como algunos quieren que sean. ¿Por qué los que culpan a Lim de la venta de Alcácer no culpan a Llorente con la misma vehemencia de las ventas de Villa, Silva o Jordi Alba? Ahí está la clave del debate.

El Valencia ha vendido jugadores toda la vida y los seguirá vendiendo, y cada jugador que ha sido vendido ha dado antes el 'sí quiero' al club comprador de turno. La realidad es tozuda. Por otra parte, ¿qué creen que hace ahora Longoria en Argentina? Pues buscar jugadores jóvenes baratos que den buen rendimiento deportivo en el Valencia para venderlos después.

PD: Me queda la duda de si el caso Alcácer servirá de ejemplo a otros jugadores a la hora de decidir salir del Valencia CF, él mismo ha dicho que se fue del Barça para ser feliz... Es decir, en Barcelona no era feliz. Aquí lo tenía todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook