06 de noviembre de 2018
06.11.2018
06/11/2018

A Marcelino le pido que sea valiente

Yo no cambiaría ahora el entrenador del Valencia pero me apetece reflexionar sobre ello

06.11.2018 | 11:27
A Marcelino le pido que sea valiente

Para prescindir de un entrenador uno ha de estar seguro que es quien ha provocado el problema o forma parte de él, o de que no tiene la solución al problema en cuestión. Hace ya días que creo que si Marcelino se llamara Nuno o cualquier otro nombre, o estaría en la calle o el debate de su futuro centraría toda la actualidad del Valencia y no es así, y yo lo celebro, pero pensar eso y escribirlo no es incompatible con estar convencido de que los males que afectan al equipo tienen, en su mayoría, origen en el entrenador. Sinceramente lo digo, si yo fuera Alemany, no me plantearía un relevo en el banquillo. ¿Y si pierde ante el Young Boys y ante el Getafe? Si el Valencia CF pierde esos dos partidos sin plantar cara, siendo peor que el rival y dando sensación de haberse rendido, me plantearía seriamente cambiar de entrenador, pero eso es ciencia ficción. Y ahora es cuando toca decir de nuevo que está muy bien que el Valencia goce de la estabilidad que le dan Mateu Alemany y Anil Murthy, pero no lo confundamos con que aquí no pasa nada porque sí que pasa. Repito que yo no cambiaría ahora el entrenador del Valencia pero me apetece reflexionar sobre ello porque llegamos a conclusiones que nos sirven para entender mejor cómo está el club. Por decirlo claramente, muy mal, pero que rematadamente mal, se tiene que dar la cosa para que Alemany se atreva a llamar a la puerta de Lim a decirle Peter, ¿recuerdas el proyecto ese que te dije que molaba tanto y por el que te pedí que te mojaras? Pues nada, que todo por el aire, ahora lo que más conviene al club es tirar al entrenador...Le tengo pánico a ese momento porque significará que el Valencia CF está muy malito, pero lo tengo más pánico a una hipótesis -que también es ciencia ficción, lo admito-. Seré claro, le tengo pánico a que le propongan a Lim que tire a Marcelino y él diga, pues ahora decido yo el nuevo entrenador. Y diré más, ante esa disyuntiva, me aterra que Alemany dijera pues ahí te quedas. Esto no es una alabanza a Mateu y Murthy aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, esto es pánico a Lim tomando decisiones en momentos complicados. Me lo dicta la experiencia. A partir de aquí, el proceso lógico de mi argumentación sería rematar con eso de pedir paciencia y bla, bla, bla, pero no soy tan incauto, o tan atrevido como Marcelino, que pide el apoyo de la afición que por ejemplo no pidió Alemany. Yo lo que le pido a Marcelino es que se atreva, que sea valiente. Caiga quien caiga. Que ponga a los que tengan hambre de gloria. Aire fresco. Nada de parchear.


Más opiniones de Carlos Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook