24 de noviembre de 2018
24.11.2018

24/11/2018

Maldito parón, por fin tenemos Liga

Desde el partido ante el Getafe han pasado demasiadas cosas... ¡ahora fútbol!

24.11.2018 | 12:20
Maldito parón, por fin tenemos Liga

Supongo que ya hemos tenido suficiente parón liguero y que hoy que ya es sábado vamos a centrarnos en el partido ante el Rayo Vallecano por narices. Que conste que no acuso a nadie, que me pongo el primero de la fila, pero desde que el Valencia CF le ganó al Getafe ha habido de todo. Que si la presentación del libro del centenario, que si el vino, que si las camisetas del centenario que como compensación por llegar con retraso –algo que me parece un error tremendo- vienen con bufanda de regalo y claro, no todos han tenido bufanda, que si se presenta el vino del centenario en Mestalla y el libro no se presentó en Mestalla, que si Marcelino está empujando a Murillo hacia afuera con todas sus armas para que le traigan otro central, que si Batshuayi mete goles con Bélgica pero no con el Valencia, que ya ves qué escándalo, y ahora lo de la multa de la Comisión Europea, gracias a la cual volverán a salir los de siempre a pedir la ejemplaridad que exigen con el Valencia pero que no exigen en sus clubes, y sí, me refiero a algunos dirigentes del Levante. Ramón, envíame el mensaje de wasap a partir de las diez de la mañana que antes estaré haciendo running en la 'muntanya de La Patà' de El Puig.

Dicho todo esto, no quiero ni imaginarme qué pasaría si en Getafe el Valencia no hubiera ganado, por lo que me veo obligado a decir que me da miedo pensar qué pasará si no se gana al Rayo, pero mira por dónde, ganaremos, porque de todo lo que pasó en Getafe, lo mejor fue que vimos a un equipo que jugó como si fuese pequeño. Esa es la clave. Repito, es vital que los futbolistas se den cuenta de lo mediocre de la temporada que están haciendo y se conciencien de que si no juegan como un equipo pequeño no le ganan a nadie. También es importante comprobar que el amigo locutor de Marcelino, para defender al entrenador –quién sabe a cambio de qué- ya no pone a parir a los futbolistas ni los ridiculiza. Más que nada porque de los futbolistas depende que Marcelino siga siendo entrenador del Valencia CF. Él mismo ya se ha dado cuenta de que no es intocable. Lógico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook