05 de diciembre de 2018
05.12.2018
05/12/2018

La pregunta es, ¿qué ha tocado Marcelino?

El técnico del Valencia CF tiene el vestuario desordenador

05.12.2018 | 12:31
La pregunta es, ¿qué ha tocado Marcelino?

Nos podemos poner todo lo dignos que queramos, pero los futbolistas son egoístas en las buenas y en las malas, y un futbolista que no es nadie y no juega, de repente llega un entrenador lo pone, lo hace internacional y firma un contrato millonario, y es el primero que después raja del entrenador cuando las cosas van mal. Y los análisis se han de hacer teniendo en cuenta estas situaciones que no cambiarán jamás. El fútbol profesional es así. Cuando un entrenador no se lleva bien con el vestuario, es su responsabilidad y hay que preguntarse qué ha hecho para que suceda eso, a no ser que sea un vestuario de golfos, que no es el caso del Valencia CF.

Eso que llamamos 'sentir el ferro' suma pero no es la clave, si tienes un buen equipo, con jugadores que sientan la camiseta puedes lograr un punto de pundonor que te hace más competitivo, pero la base de todo es tener buenos futbolistas y que estén bien gestionados por el entrenador. Cuando llegó al Atlético, Simeone les puso a sus jugadores imágenes que demostraban la grandeza colchonera y les introducía en la historia y manera de ser del Atlético, rollo 'para ser grandes tenemos que sufrir en el campo', pero sin su buen hacer y sin haber fichado jugadores buenos y competitivos, el Atlético no estaría donde está ahora. Lo que quiero decir es que por mucho que sientan el escudo, si no son buenos futbolistas no compites, y por mucho que sientan el escudo, si la gestión del entrenador no es la adecuada en todos los sentidos, no compites. ¿Prefiero futbolistas parque consideren que jugar en el Valencia colma sus aspiraciones y que sueñan con celebrar títulos en Mestalla y no en otro equipo? ¡Pues claro! pero antes que eso quiero que sean buenos y competitivos.

Y antes prefiero tener un entrenador que no se haga 'la picha un lío'. Creo que el problema del Valencia no es de falta de implicación con el proyecto de los futbolistas aunque entiendo que paguen el pato, es que Marcelino tiene el vestuario desordenado y él sabrá los motivos. Eso y que Guedes no es Vicente, Paulista no es Ayala, Garay no es Djukic, Parejo no es Baraja y Kondogbia no es Albelda. Y claro, que Marcelino no es Benítez. Aún así, lo que han de hacer es centrarse en ganar al Sevilla porque ese partido es una final. Lo de ayer encabrona, es cierto, pero no sirve de referencia. Sí ha de servirnos como tal el cambio de discurso de Marcelino que aunque no lo dice, señala a Batshuayi. Recuerden que es la manzana de la discordia desde que el entrenador lo puso muy pasado de peso... Ahí empezó todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook