13 de enero de 2019
13.01.2019
13/01/2019

El crédito de la mala suerte no es infinito

En el fútbol profesional solo vale ganar. No le den más vueltas

13.01.2019 | 22:19
El crédito de la mala suerte no es infinito

En el fútbol profesional solo vale ganar. No le den más vueltas. Ya he dicho alguna vez que yo habría cambiado de entrenador tras el empate con el Sevilla pero yo no soy director general o presidente del Valencia CF. Y también dije que dado el comportamiento del equipo ante el Eibar y el Huesca, en el que demostró que está con el entrenador y teniendo en cuenta que no lo habías tirado tras el partido ante el Sevilla, estabas obligado a mantener al técnico.

Lo que pasa que llega un momento en que hay reflexiones y argumentos que ya no valen. O mejor dicho, pueden no valer. Después del empate ante el Valladolid uno se puede cargar de argumentos para no despedir a Marcelino, hay muchos, pero luego miras la clasificación, y resulta que el Valencia CF solo ha ganado cuatro partidos y termina la primera vuelta con 23 puntos, que son números de descenso, o por lo menos de pasarlo muy mal. Y eso, si eres entrenador del Valencia CF, son números de cese por mucho que el equipo haga cosas bien, por mucho que los futbolistas quieran que siga el entrenador y por mucho que las estadísticas digan lo que digan. Por eso mismo se van para Singapur Anil Murthy y Mateu Alemany, porque sobre la mesa está la posibilidad de que Marcelino deje de ser entrenador del Valencia. Así de claro. Hablarán también de fichajes en este mercado invernal, pero el futuro del técnico centrará el encuentro. Que hagan lo que tengan que hacer y que lleguen a un consenso pero que a nadie le quepa una duda, si Lim decide que Marcelino no sigue, Marcelino no sigue. Por otra parte, no deja de ser significativo el apoyo de los futbolistas al entrenador, hasta ahora han demostrado que quieren -otra cosa es que puedan o sepan- pero ayer lo dijeron abiertamente en público. Rodrigo hasta dijo que Marcelino no es quien falla el penalti... Lo que digo es que los futbolistas saben perfectamente que el entrenador puede caer y se han manifestado al respecto.

Lim, Murthy y Alemany sabrán si conviene tener en cuenta o no lo que dicen los futbolistas. Por otra parte, ya he dicho alguna vez que no se puede decir tan alegremente que el vestuario no está con el entrenador porque es algo muy grave y que conviene diferenciar una bronca de un divorcio. Dicho esto, no deja de ser llamativo el comportamiento de Mestalla con Marcelino, cuando algunos esperan la gran bronca, la afición sigue sin cargar contra él. Obviamente, el técnico cada vez tiene menos crédito, pero Mestalla es el gran foro de la afición del Valencia. No engaña.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook