30 de abril de 2019
30.04.2019
30/04/2019

Confianza, fe, fidelidad y Ochotorena

Ya no hay tiempo para debates. Es más, creo que no podemos quejarnos de no haber tenido debate esta temporada

30.04.2019 | 22:57
Confianza, fe, fidelidad y Ochotorena

Ya no hay tiempo para debates. Es más, creo que no podemos quejarnos de no haber tenido debate esta temporada. ¡Se ha debatido mucho al respecto del equipo! Y me parece bien y sobre todo coherente con la temporada que está haciendo el Valencia CF. Pero ya da lo mismo. ¿Qué podemos hacer? ¿Seguimos empeñados en demostrar que Marcelino no es entrenador para el Valencia CF? Es la gran teoría que ha recobrado fuerza en los últimos días al calor de las derrotas en el Wanda y ante el Eibar. Que tampoco me parece mal, que esto es fútbol y los resultados mandan. Cuando el equipo estaba de récord el debate era otro. El club que haga las valoraciones a final de temporada que la mía de momento es que el gran problema del equipo está en la delantera. Rodrigo lleva cinco goles en la Liga y once en todas las competiciones. Santi Mina cuatro en la Liga y diez en todas las competiciones, y Gameiro, cinco goles en Liga y ocho en todas las competiciones. Bueno, y Sobrino, que juega en banda mientras Kang In está con su selección.

No se puede ir por la vida con esas cifras goleadoras y querer jugar la Champions, ganar la Copa y meterte en la final de la Europa League. Dicho esto, lo peor del partido ante el Eibar es que fue uno más, quiero decir, el Valencia CF ha jugado demasiadas veces ese partido, porque al margen del resultado -lo pudo ganar o empatar y lo perdió-, queda la sensación de que el equipo decía que se jugaba la vida y salió al campo como si no se jugara nada. Eso es lo preocupante. Pero de nada sirve ya empeñarse en tener razón. Teorías hay tantas como periodistas y aficionados, ahora solo queda confiar en que los futbolistas se levantarán. Ya sé que confiar se parece mucho a tener fe. Pero es que eso precisamente lo que quiero decir.

¡Viva la lealtad!

Un aplauso para el Valencia por defender sus intereses con el asunto de la Supercopa. Dicho esto, dejo un par de reflexiones. Con todo el respeto del mundo, no tiene sentido que el representante de un equipo amateur de fútbol sala pueda votar el sistema de competición de la Supercopa. Sé que la asamblea ha de ser un reflejo de todo el fútbol español, pero no le veo sentido. Como tampoco tiene sentido que un empleado del Valencia, José Manuel Ochotorena, vote a favor del cambio en la Supercopa mientras el Valencia está en guerra con la federación para que no lo cambie. El club va con todo para defender sus derechos y él va a la suya. Luego pedimos fidelidad a la afición...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook