28 de mayo de 2019
28.05.2019
28/05/2019

La Copa y la cuadratura del círculo

Ya es hora de hablar de fútbol y tratar de hacer algún que otro análisis sobre lo que ha sido la temporada y lo que puede ser el futuro

28.05.2019 | 11:38
La Copa y la cuadratura del círculo

Ya es hora de hablar de fútbol y tratar de hacer algún que otro análisis sobre lo que ha sido la temporada y lo que puede ser el futuro, que llevo unos días metido en un bucle de nostalgia y ñoñería del que no sabía cómo salir. Ganar un título es lo que tiene. Pero antes de meternos en harina quiero hacer una reflexión sobre la Copa del Rey que ha ganado el Valencia CF. Ha sido algo así como la cuadratura del círculo, que en internet pone que es «un problema matemático irresoluble de geometría, que consiste en hallar con solo regla y compás un cuadrado que posea un área que sea igual a la de un círculo dado». Lo que ha hecho el Valencia CF es irrepetible, porque ha cerrado cien años de historia siendo fiel a sus raíces, siendo bronco y copero. Y le ha ganado al FC Barcelona de Messi. Repito, ganarle la Copa del Rey al Barça de Messi el año de tu centenario siendo Bronco y Copero es poesía pura. Es evidente que todos los valencianistas tenemos una espina clavada con la Liga de Campeones, pero me atrevo a afirmar que la Copa es nuestro título. De hecho, es el que más veces hemos ganado. Y ganárselo al mejor jugador del mundo siendo fiel a tu idiosincrasia futbolística el año en que cumples cien es guiñarle un ojo al pasado y al futuro al mismo tiempo. Al pasado porque si este equipo quiere gloria solo la puede conseguir peleando y luchando contra muchas adversidades y no solo futbolísticas, y es un guiño al futuro porque el proyecto es sólido. Dos años consecutivos en Liga de Campeones y una Copa lo demuestran. Peter Lim ya sabe que hacer un equipo de fútbol nada tiene que ver con coleccionar futbolistas como si fuesen cromos. La gran diferencia de este proyecto -que tiene a Murthy, Alemany, Marcelino y Longoria al frente- es la gestión, no la inversión. Esa es la clave del éxito. Tener en el club a gente válida y experimentada te permite gestionar bien y acertar más. Hasta ahora, el Valencia de Lim era fiel al propio Lim, a su manera de ser, aquella que le permitió triunfar en la vida. Él es un bróker, una persona que -resumiendo- se ha hecho rica comprando barato y vendiendo caro, y eso hacía, comprar a Cancelo o a André Gomes y venderlos más caros. Eso lo hizo, pero no había equipo. Además, la mejor manera de revalorizar futbolistas es ganando títulos. Lo más curioso de todo es que el Valencia vuelve a sus orígenes Broncos y Coperos con un propietario de Singapur. Curioso...PD: Esto me quedaba pendiente con Cisco Fran; cada día me gusta más la canción. Tenías razón, han vuelto.


Más opiniones de Carlos Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook