21 de septiembre de 2019
21.09.2019

Pido perdón Dani, yo llegué a dudar

Digan lo que digan, que también están en su derecho, seguiré pensando lo que escribo aunque no escriba todo lo que pienso

21.09.2019 | 22:46
Pido perdón Dani, yo llegué a dudar

Me dirán que solo lo hago con el ánimo de defender a Peter Lim a pesar de que me he cansado de describir sus errores de los últimos meses, y tal vez sea porque si no insultas mola menos. Y lo digo yo que he sido irrespetuoso más de lo conveniente. Seguramente sea que me hago mayor y paso de la nueva moda de ver quién es más machote o más 'protagonista'. Digan lo que digan, que también están en su derecho, seguiré pensando lo que escribo aunque no escriba todo lo que pienso. El caso es que solo encuentro una explicación a que se machaque a Dani Parejo por las palabras que dijo tras el partido ante el Chelsea. Esa crítica al capitán, al que se le ha achacado falta de hombría, solo se puede hacer desde la decepción de quien había albergado esperanzas en que la plantilla reventara, desde dentro, al propietario del Valencia CF. Está más que justificado el disgusto -y la protesta cívica- con Peter Lim por el asunto de Marcelino y Mateu, eso es indiscutible, pero una cosa es protestar y otra hacer fuerza para que la temporada sea un absoluto fracaso y aprovecharse de ello para tirar al dueño por intereses personales. Al respecto, ya he dicho que creo que estamos más cerca que nunca de que Mestalla 'le diga algo a Lim' y que eso dependerá de los resultados, y repito que eso es estar muy cerca.

Cada uno siente el valencianismo como quiere pero eso es una cosa y otra querer que el equipo pierda para tener razón o salirte con la tuya. Y claro, sale Parejo y guía al equipo hasta la victoria en Londres y te fastidia el invento. De hecho, a poco que lo pienses y siendo exagerado para que se me entienda, ahora mismo Parejo es el club. Su demostración de personalidad lo convierte en la figura más fiable que tiene ahora el Valencia CF. Sin Mateu y con Celades recién llegado, Dani tiene que hacer algo más que jugar bien a fútbol. Y es lo que está haciendo. Todas las comparaciones son odiosas, pero va camino de ser algo más que uno de tantos capitanes que ha tenido este club. Como yo lo veo, tirar del carro y liderar en momentos tan complicados como han sido los días posteriores al cese de Marcelino le acercan a una especie de Olimpo donde viven eternamente tipos como Rubén Baraja. Pido perdón a Parejo, yo llegué a dudar.

PD: Cuando haya alguien que se presente con dinero de verdad y un proyecto serio, hablaremos, mientras, lo importante es ganar partidos. Eso sí, la pregunta es: si se va Lim y viene un nuevo dueño, ¿a quién de todos los 'protagonistas' tiene que hacer caso?

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook