26 de junio de 2020
26.06.2020
Superdeporte
27/06/2020

La cena de equipo en el Valencia CF en que no fue casi nadie

El problema de fondo es el modelo, al final, Celades ha estado demasiado solo, como lo estuvo Nuno tras la salida de Salvo y Rufete

26.06.2020 | 17:41
La cena de equipo en el Valencia CF en que no fue casi nadie

Yo quiero jugadores como Maxi Gómez. ¿Que fue injusto con Celades? No tengo ninguna duda. Los futbolistas son egoístas. Todos. Pero algunos más que otros. Quiero jugadores como Maxi Gómez y entrenadores que sepan ponerse delante del toro. Con esto no disculpo al delantero uruguayo, solo digo que el fútbol de elite es así. Los vestuarios están llenos de jugadores que como Maxi le plantan cara a quien sea porque siempre quieren más. Luego ya depende del entrenador de turno para saber manejarse en situaciones de este tipo. Para ser entrenador del Valencia CF y lograr objetivos lo primero que tienes que lograr es que el grupo confíe en ti, que esté convencido de que haciendo lo que tú les exiges van a llegar al éxito. Y en eso, cada maestrillo su librillo. Los futbolistas estaban hasta las narices de la dieta de Marcelino pero la terminaron por aceptar porque aunque fuese a regañadientes y obligados, entendieron que contribuía a que ganaran partidos. Se fue Marcelino y se relajaron con la dieta. Los jugadores son así. ¿Caprichosos? Sí, muy caprichosos, pero como entrenador tienes que saber llevar a los caprichosos. Valga el ejemplo de de Zidane, que después de ganar una Champions cada uno salió a hablar de su libro. Llevó el barco hasta la victoria y él sabrá cuántas cosas tuvo que tragar. Pero ganó... Me da igual qué tiene que hacer el entrenador, me importa que logre resultados.

Dicho esto, Celades ha estado más solo que la una y eso el vestuario lo ha olido. Llegó para sustituir a un entrenador que se había ganado a los pesos pesados del equipo, y poco a poco le ha terminado pasando factura. De eso el responsable primero es el club, después el entrenador por no saber gestionarlo y los jugadores también por pensar primero en ellos y después en ellos también. Pero repito, no seamos ilusos, en el vestuario del Valencia CF los futbolistas, y los pesos pesados, se han comportado como futbolistas y como pesos pesados. Son así y eso es lo que tienes que torear. ¿Por qué creen que Marcelino pidió la salida de Negredo, Enzo Pérez, Nani o Diego Alves? Ahora ese papel lo juegan otros. Tal cual. Parejo, Garay, Rodrigo... Pero el problema que tienen es que arrastran a pocos porque el vestuario es una jaula de grillos. De hecho, no hace mucho montaron una cena de equipo para hacer piña y fueron cuatro gatos... No llegaron a diez. Pues bien, si eso pasa en un vestuario, a quien hay que pedir responsabilidades es al entrenador. En el caso del Valencia CF, también al club porque ha echado a Celades a los leones, como admito ya pasado el tiempo, que echó a los leones a Nuno. Cuando Lim 'tiró' a Salvo y a Rufete dejó al portugués solo ante el peligro. ¡Hasta le pusieron de segundo entrenador a un amigo personal de Peter Lim! Los paralelismos entre Celades y Nuno son inevitables hasta el punto que en el fondo, ambos son víctimas. Nuno no tenía director deportivo y a César ni lo han presentado. Presentarlo es una manera de lanzar un mensaje público e interno, y decir, "este tipo es el que manda". Por eso siempre he pensado que el proyecto no era Marcelino, era Mateu. Ahora, si no es César, que sea otro, pero si es César, que lo sea con mando en plaza porque el problema de fondo en el Valencia CF de Peter Lim es el modelo. Ni más ni menos.

El Valencia CF tiene que tomar decisiones, y las que yo tomaría son muy claras: como hizo Marcelino, fuera pesos pesados, gente joven y nueva, con ganas de gloria. Empezaría de cero sin miedo. Dicho esto, mención especial para Dani Parejo, capitán del Valencia CF que por fin se ha dignado a lanzar un mensaje en público, ahora que la tormenta también le afecta a él y al resto de futbolistas: Es el capitán, el equipo se la juega para meterse en la Liga de Campeones y no se le ha visto en cuatro partidos. ¿Se imaginan que ahora sale un jugador con cierto peso en el vestuario y en el equipo y pide en una rueda de prensa que para la temporada que viene hay que hacer cambios en el centro del campo y traer un futbolista que pueda jugar en la posición de Parejo? ¿O se imaginan que pide un líder del equipo que dé la cara en los momentos complicados y se ponga el primero del pelotón cuando la carretera se empina? Pues eso hizo Parejo cuando el Valencia CF rozó el ridículo en Anoeta ante la Real Sociedad, señalar en público a los defensas. Lo he dicho alguna vez y lo mantengo hoy, Dani Parejo ejerce más de portavoz del vestuario que de capitán del club. Y es una mala temporada para ser portavoz de un vestuario que tiene motivos más que suficientes para estar enfadado, cosa que no le resta responsabilidad en el fracaso deportivo.

Digo que es mala temporada porque hay muchos frentes a los que atender. Cuando las cosas van mal y desde el club se hace un 'destarifo' tras otro, la frontera entre el capitán de la entidad y el portavoz de los jugadores es muy nítida. Cuando las cosas van bien lo mismo da que da lo mismo, no se aprecia la diferencia en los discursos. Basta con cantar el himno. Ahí eres caballo ganador. Parejo ha optado por un discurso pensado de puertas hacia adentro del vestuario y eso le ha obligado a meterse en charcos. A mí personalmente no me gusta, pero desde luego le aplaudo que sea valiente aunque pienso que se puede haber equivocado y que cuando eres tan crítico como el día de Anoeta, te obligas a serlo más veces para no generar agravios comparativos. Otros jugadores como Paulista o Gayà, tienen un discurso público que está más enfocado hacia el club. De hecho, cuando hablan del vestuario suele ser para hacer autocrítica. Yo prefiero esta segunda opción, pero es como todo, cuestión de gustos. De fondo queda la reflexión de si el capitán representa al grupo de futbolistas y como tal lo tiene que defender incluso atacando o presionando en público al propio club, o si representa al club y ha de tener un discurso a tal efecto aunque el club cometa errores de bulto. El mensaje de Parejo llega tarde, ahora solo valen hechos.

Puedes leer más opiniones de Carlos Bosch en este enlace.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook