26 de julio de 2020
26.07.2020
Superdeporte
27/07/2020

¿Lo de Coquelin no se puede arreglar?

El francés es uno de los futbolistas sobre los que empezar a construir un equipo competitivo, si sale, será doloroso... ¡y él se quiere quedar!

26.07.2020 | 18:48
¿Lo de Coquelin no se puede arreglar?

El Valencia CF no se ha clasificado para competición europea y eso le obliga a tener que bajar de manera drástica el presupuesto porque bajan sustancialmente los ingresos. Y cuando un club de fútbol necesita ajustar ingresos y gastos lo más evidente es vender futbolistas. No le demos más vueltas. Por errores propios el Valencia CF se va a ver obligado a tener que vender a jugadores que son vitales para hacer un equipo competitivo. Hay dos que están en la rampa de salida sí o sí, y son Dani Parejo y Kevin Gameiro, otros como Soler, Guedes y Gayà son intocables, y el resto pues dependerá de lo que diga el mercado. Y entre esos futbolistas que depende de lo que diga el mercado está Coquelin. Y me duele. Francamente, no creo que sea un centrocampista TOP, tiene un par de lagunas que hacen que sea difícil que pueda estar en un equipo de primer nivel, pero lo quiero en el mío siempre.

A Coquelin le cuesta bastante con el balón en los pies, a poco que Kondogbia está bien uno nota la diferencia. Y segundo, para ser un pivote defensivo no es poderoso en el juego aéreo. Hasta parece que se agacha o se encoje en vez de estirarse y sacar la cabeza con poder. Ha habido grandes pivotes defensivos que no han sido poderosos por arriba, por ejemplo Makelele o David Albelda, pero en el fútbol actual, cada vez más físico y hecho para atletas, penaliza más si cabe. Pero tener a Coquelin en tu equipo es algo así como sinónimo, y no sé si incluso garantía, de ser competitivo. Es pura energía. Salvando las distancias, me recuerda al holandés Edgar Davids, que era una piraña. Mordía siempre, y lo regateabas y al poco estaba otra vez persiguiéndote incansable. Coquelin es contagioso y tiene una manera de entender el fútbol cuyo punto de partida es estar siempre al servicio del equipo. Se vaya o no, este francés con cara de niño travieso está en la historia del Valencia CF por aquellos minutos finales de la final de Copa de Sevilla. Pascu Calabuig le preguntó por ello y dijo que vio que sus compañeros estaban agotados y sintió que tenía que hacer algo. Y ese algo fue correr y correr, y tirarse al suelo y levantarse, y pelear y morder. Dice Javi Gracia que una de las claves para hacer un equipo es convencer a los jugadores, y tiene toda la razón, siempre digo que la gestión del vestuario es vital, por eso me duele lo de Coquelin.

El francés viene convencido de serie. Es feliz en València y en el Valencia CF, y quiere seguir, no quiere marcharse. Quiere seguir estando al servicio del equipo... Cada uno ve las cosas de una manera, y yo creo que para Javi Gracia será más fácil hacer un equipo competitivo con este tipo de futbolistas. Cuando Mestalla se pone en pie para aplaudir a un jugador, es por algo, y este Cquelin lo ha logrado. Mestalla nunca falla... que rule la casalla.

Puedes leer más opiniones de Carlos Bosch en este enlce.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook