20 de noviembre de 2020
20.11.2020
Superdeporte
21/11/2020

Queralt no importa: ETA, la cocaína y los primaveras

Ya hemos asumido que Peter Lim no quiere vender, el camino que queda ahora es largo y está lleno de obstáculos

20.11.2020 | 19:11
Queralt no importa: ETA, la cocaína y los primaveras

Roberto Saviano: "He intuido que España no quería escucharme cuando conté que ETA traficaba con cocaína. 'ETA no trafica con drogas' me dijo Rubalcaba, el ministro del interior". Con estas palabras, Saviano -periodista y escritor italiano-, define alguna de las interpretaciones que tiene la falacia del 'baculum' de Aristóteles, que viene a ser algo así cómo que la realidad es tan fea, me gusta tan poco, que me niego a aceptarla y acabo por no aceptarla. Sin ánimo de querer comparar situaciones -porque quedaría pedante y hasta estúpido-, y solo con la intención de tratar de explicarme, he encontrado un paralelismo con la situación del Valencia CF, o más en concreto con Peter Lim y la venta del Valencia CF.

Hace unos meses, en verano y con la indignación por las nubes ante el desmantelamiento del equipo con la salida de futbolistas como Parejo, Coquelin, Rodrigo o Ferran, no se podía decir que Peter Lim no quiere vender el Valencia CF. No se aceptaba esa realidad. Era imposible, ¡tiene que irse como sea! Meses después la tozuda realidad sigue ahí, y en lo que a Lim respecta nada se ha movido. Pero han pasado las suficientes cosas como para que las analicemos con calma y perspectiva porque ha habido cambios importantes. De momento ya tenemos un punto de partida: Peter Lim no quiere vender.

¿Pero qué esperábamos?

'Los primaveras' sale en el titular de este artículo pero sin mala intención, porque en el fondo primaveras somos todos. ¿Qué pensábamos o esperábamos, que en el mes de noviembre Lim no estaría ya en nuestras vidas? Los acontecimientos de los últimos meses han servido para que algunos conceptos queden claros, y como yo lo veo, eso es buena noticia. Y el primero que queda claro es que para que Lim deje de ser el máximo accionista del Valencia CF hace falta dinero. El segundo y más importante es que el valencianismo se ha movido. Lo que comenzó como una protesta en la calle, espontánea pero organizada, tiene ahora la intención de movilizar a la sociedad civil valenciana. Porque ese y no otro es el objetivo final de la plataforma de Torino a Mestalla: generar un contexto adecuado para cuando llegue la hora de la verdad. Insisto: que esos dos conceptos estén definidos y asumidos es buena noticia porque deja bien claro el punto de partida, y eso no es poco. Es un primer paso a partir del que se ha de comenzar a andar sabiendo que el camino es largo y está lleno de obstáculos.

Lo urgente y lo importante

¿Que hay divisiones internas en la plataforma de Torino a Mestalla? Pues claro, porque está en la condición del ser humano. De hecho, por eso existe la política tal y como la entendemos. La plataforma de Torino a Mestalla tiene que saber aglutinar todas las sensibilidades, y eso es hacer política. Ni más ni menos. El valencianismo es un sentimiento grande y hay muchas maneras de ver las cosas, que todas esas maneras de vivir el valencianismo vayan de la mano en pos de un objetivo común es el trabajo de Martín Queralt, que es la persona que se ha puesto al frente. Dicho esto, creo que en el fondo Queralt no es importante, lo que importa es que se logre el objetivo, es decir, si hay otra persona capaz de unirlos a todos, pues que dé un paso al frente porque será ella. No importa la persona que los una, importa que los una. Y es importante la unión porque lo dice todo respecto a la plataforma, su objetivo y sus intenciones. La unión dice que sus intenciones son sanas, dice que por encima del interés personal está el bien común y que por encima de las opiniones diferentes -que es lo nos separa- está lo que nos une. ¡La unión dice que lo que nos une es lo importante!

Pero claro, ¿unidos para qué? Pues el objetivo final es, en principio, la salida de Peter Lim del Valencia CF teniendo en cuenta que la propiedad privada es sagrada. Por lo tanto, hace falta dinero. Pero ojo, dinero y algo más, de ahí que sea absolutamente necesario generar el contexto adecuado para que aparezca un 'valencianista valiente' -o en su defecto un grupo de valencianistas valientes-. El primer problema es limar las diferencias entre unos y otros, el segundo es conseguir las acciones suficientes como para que Meriton te tenga en cuenta como oposición oficial y seria. Muy complicado. La historia nos ha demostrado que sacar las acciones de los cajones de casa es muy difícil y que solo se hizo una vez: cuando se pagaban muy bien. Es muy difícil conseguir un gran paquete de acciones recogiéndolas de dos en dos o de diez en diez y ahora entraré en algunos de los motivos, pero todavía es más difícil conseguir tener los derechos políticos que esas acciones tienen. Me temo que no se ha valorado en su justa medida. Es fácil de decir pero muy difícil de hacer.

Acciones y sentimiento

Olvidamos que a menudo las acciones del pequeño accionista son sentimiento. Muchos valencianistas las tienen por amor al Valencia CF, no por el valor político y mercantil que tienen o generan, sea mucho o poco. Desde ese punto de partida, todo lo que sea delegarlas, censarlas o sindicarlas, genera desconfianza. Repito, las acciones son sentimiento y no todo el mundo tiene claros los conceptos del derecho mercantil... Además, muchas de esas acciones no tienen un dueño claro, son de mi madre, de mi padre, de mi abuelo... En definitiva, esas acciones son un pedazo de mi madre, mi padre o mi abuelo. ¿Qué derecho tengo yo para delegarlas, censarlas o sindicarlas? ¿Estaría de acuerdo mi madre, mi padre o mi abuelo? Conozco unos hermanos que se han repartido la herencia de sus padres sin problema alguno pero siguen discutiendo por las acciones del Valencia CF 'del papá'. Ahora Pepe García Roig patrulla la zona de La Safor en busca de acciones para la causa Torino y creo que tiene poco debate, quien quiera que contribuya, y quien no quiera que no lo haga.

La plataforma Torino se enfrenta a un camino largo, ha sido recibida entre aplausos pero supongo que ya sabe que no siempre será así. Tendrá que hacer frente no solo a las divisiones internas, también a las críticas externas porque son quienes van por delante. Llevar la bandera tiene eso, que mola, pero te llevas palos. Por último, en lo meramente legal o mercantil, que no esperen colaboración alguna por parte de Meriton porque será todo lo contrario. Es otra de las situaciones que han de tener claras para empezar su particular viaje a Itaca. Suerte, y Amunt Valencia!! PD: Ya hemos superado al báculo de Aristóteles, el camino empieza ahora.

Puedes leer más opiniones de Carlos Bosch en este enlace.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook