27 de febrero de 2021
27.02.2021
Superdeporte

La felicitación de Jaume tiene mensaje

Todos los futbolistas profesionales quieren jugar. Todos. Es esa ambición inconformista, entre otras cosas, la que les ha llevado hasta el fútbol profesional

27.02.2021 | 17:58
La felicitación de Jaume tiene mensaje

Todos los futbolistas profesionales quieren jugar. Todos. Es esa ambición inconformista, entre otras cosas, la que les ha llevado hasta el fútbol profesional. La frustración por no jugar se acentúa si cabe entre los porteros y es fácil de entender. En un equipo solo juega un portero, y normalmente, el que juega, juega siempre. Es poco habitual que un portero juegue un partido y otro portero otro. Rara vez hay rotaciones en la portería más allá de rotaciones puntuales. Al contrario, un equipo tiene siempre un portero y eso condena a la suplencia casi eterna al otro. A eso se añade que laterales hay dos, centrales dos, centrocampistas cuatro y delanteros, uno, dos o incluso tres. Por no olvidar que un central puede jugar puntualmente de lateral o de medio centro defensivo, un lateral derecho de lateral izquierdo y al revés, o que un lateral puede jugar de interior en la banda.

El portero solo puede jugar de portero y por lo tanto no tiene a su alcance las opciones matemáticas que tienen el resto de futbolistas. Por eso para un portero es hasta traumático dejar de ser titular. Le pasó a Jaume ante el Celta de Vigo y le pasó el primer día que Cillessen tuvo el alta competitiva. Gracia no le dio ni un partido de gracia. No lo critico porque el entrenador está para tomar decisiones, solo lo recalco para calibrar el palo que se llevó Jaume. De él hemos destacado a menudo que su dimensión como futbolista va más allá de lo que hace bajo palos, y lo hemos destacado porque es la realidad. Jaume es uno de los futbolistas que cose el vestuario cuando las cosas no van bien. Porque como todo en la vida, cuando las cosas no van bien emerge lo individual y los egoísmos, y se desvanece el concepto colectivo. Y un equipo de fútbol solo puede tirar adelante desde el colectivo y desde el concepto EQUIPO.

Cuando Gracia comunicó que Cillessen sería el titular el primero que le felicitó y le animó para que lo parara todo en favor del EQUIPO fue Jaume. Para él, ganar el partido estaba por encima de su propia frustración como profesional. En esta vida hay muchas maneras de dar ejemplo, y Jaume nos lo ha puesto en los morros. Gayà o Soler dan ejemplo con una entrega infinita y noble sobre el terreno de juego. Jaume lo hace con una entrega siempre al servicio del colectivo. Ese es el secreto de su éxito. Ese y que seguirá entrenando a tope para seguir aspirando a la titularidad. Él no se rinde. Por eso hoy afirmo convencido de que en el mensaje que deja Jaume al resto de compañeros está la esencia de lo que ha de llevar al Valencia CF hasta la victoria. No sé si ante el Getafe, aunque así lo espero, lo que quiero decir es que mientras esa llama siga viva ahí dentro, el equipo no se dejará llevar. Otra cosa es saber hasta dónde llegará...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook