21 de mayo de 2020
21.05.2020
Superdeporte
RÉCORD

Iván Penalba, la hipoxia y un Guinness por ratificar

El ultrafondista valenciano, que entrena con un novedoso método, logró el récord del mundo de 12 horas en cinta de correr

21.05.2020 | 22:28
Iván Penalba, durante sus 12 horas en cinta de correr

El ultrafondista valenciano Iván Penalba López realizó la pasada semana en su domicilio de Alfafar  una marca de 155,080 kilómetros en 12 horas sobre cinta de correr. Una marca que casi iguala su récord de España en pista de 155,533 km, realizado en Lebach (Alemania) en agosto de 2019 y que supone un récord del mundo en pista, a falta de que sea homologado para ser oficia.

"El debut de Penalba en cinta supondría un récord mundial en la distancia siempre que se realicen las homologaciones y calibraciones correspondientes", explica Antonio Montoya, doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y entrenador en la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Valencia 9 de Octubre.

Actualmente el Récord Guiness de 12 horas en cinta corresponde al australiano Matthew Eckford, con 147,3 km conseguidos en Brisbane (Australia) el 11 de mayo de 2018.

Si la marca fuera reconocida internacionalmente como récord supondría el primer reconocimiento internacional para Iván Penalba, que actualmente ostenta los récords de España de 24 horas (274,332 km) y 12h (155,533 km) así como los de 50 millas (5 h 29 min 15 seg ) y 100 millas (13 h 07 min 52 seg).

Entrenamiento en Vithas

Iván Penalba, atleta de alto rendimiento por la Real Federación de Atletismo, entrena semanalmente en la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Valencia 9 de Octubre en condiciones de altura o de hipoxia intermitente.

El entrenamiento en altura basado en la hipoxia intermitente consiste en someter al deportista a sesiones de trabajo de 60 a 75 minutos en las que se alternan ciclos de aire con baja concentración de oxígeno (similares a los que existen cuando se está a unos 5500 metros de altitud) con otros ciclos de recuperación a nivel del mar (donde se produce una alta concentración de oxígeno). La hipoxia se logra conectando al usuario a una máquina simuladora con un software propio, una mascarilla y un pulsioxímetro (medidor de la saturación de oxígeno).

El Dr. Darío Sanmiguel, cardiólogo, responsable de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Valencia 9 de Octubre y corredor de ultradistancia, asegura que "gracias a la tecnología, la seguridad y el control, con esta tecnología ponemos al alcance del deportista los enormes beneficios del entrenamiento en altura. Nos adaptamos a las necesidades de cada persona para que obtenga el máximo rendimiento y alcance sus objetivos en el menor tiempo posible".

El novedoso software proporciona un asistente que le dice al deportista lo que debe hacer en cada momento, básicamente ponerse la mascarilla -para respirar con menor concentración de oxígeno- o quitársela (respirando el aire del lugar donde se realiza el entrenamiento). Además, incorpora un pulsioxímetro, que monitoriza al deportista y registra cómo responde la persona a cada estímulo de hipoxia.

Mejorar el rendimiento y otros beneficios

Según explican Nacho Martínez y Antonio Montoya, doctores Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y entrenadores personales de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Valencia 9 de Octubre, "con este entrenamiento se facilita la adaptación del cuerpo a la montaña además de mejorar el rendimiento en deportes de resistencia. A su vez, contribuye a elevar la tolerancia del deportista a la fatiga, a soportar grandes cargas de entrenamiento y a mejorar el sueño, entre otros aspectos".

El entrenamiento con hipoxia intermitente está indicado para deportistas de cualquier nivel que quieran superarse a sí mismos, mejorar una marca, una meta o, simplemente, obtener buenas sensaciones durante la práctica del ejercicio. También es aconsejable- añaden- para deportistas que padecen una lesión y necesitan un aporte extra de beneficios que compense la falta de entrenamiento".

Es, asimismo, una poderosa herramienta de salud y calidad de vida que ayuda además a reducir el estrés y mejorar la sensación de bienestar general. Combinado con tratamientos psicológicos contra la ansiedad, potencia los beneficios. "Es aconsejable también para personas con problemas de sueño, asmáticos o con patologías pulmonares y para personas que sigan programas de adelgazamiento o de definición muscular ya que acelera y afianza la pérdida de grasa", matiza el Dr. Sanmiguel.

El descanso, otro de los beneficios de la hipoxia

Para los corredores de ultradistancia, el descanso es fundamental. Más allá de reconocer la mejora que ha supuesto para su capacidad pulmonar y su sistema cardiovascular el entrenamiento en altura, Iván Penalba destaca la facilidad del descanso después de los entrenamientos con hipoxia.

"En condiciones normales, me cuesta mucho descansar", afirma Iván. "Cuando al cuerpo le quitas oxígeno" -como sucede en los entrenamientos en hipoxia- "sientes como vas perdiendo energía, como el cuerpo se te apaga poco a poco. Y ese proceso tiene como resultado, entre otras cosas, dejarte en unas condiciones óptimas para descansar", explica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook