El mejor ciclista valenciano de esta edición de la 74ª Volta a la Comunitat Valenciana-Gran Premi Banc Sabadell, Joan Bou, de 26 años, y de Euskaltel Euskadi, fue uno de los animadores de la ronda la pasada semana con sus escapadas en solitario en la primera etapa con final en el Altea, y ya en grupo en la tercera etapa que concluyó en Sagunto. Lo tuvo más cerca en tierras alicantinas, con su ataque a falta de 9 km, que el pelotón neutralizó 6 km después.

62

Final de la Volta a la Comunitat Valenciana Francisco Calabuig / Eduardo Ripoll

Pese a todo, se marchó satisfecho por su resultado ante su gente y por correr en casa, en la que sin duda ha sido la edición más dura que se recuerda desde que la Volta fue recuperada por Ángel Casero y su equipo de organización. «Este año me ha gustado la dureza, la han hecho más de montaña con muchos más puertos, y para mí eso ha sido un acierto», explica Joan Bou a SUPERtras acabar 28º de la general, 9º en la clasificación de la montaña, y recibir de Juan Miguel Gómez, director de la Fundación Trinidad Alfonso, el maillot de la Comunitat de l’Esport como mejor ciclista valenciano -sucede a Juan Ayuso, ausente este año por lesión- en el podio final del Oceanogràfic el domingo tras una última etapa de infarto que dio un vuelco a la general, con la victoria de Rui Costa. «El puerto de La Frontera es muy duro, hizo diferencias como se esperaba y pudieron llegar a meta los escapados. Ha sido una buena idea cambiar la última etapa, y eso que está muy lejos de meta, pero al ser un puerto tan duro marca diferencias», comentó sobre la última jornada.

De Mallorca a València, y ahora a Andalucía

Tras arrancar su temporada en la Challenge de Mallorca, donde corrió tres pruebas, Joan Bou, que reside todo el año en Valdelinares, mira ahora a la Vuelta a Andalucía, dentro de dos semanas, mientras saborea su buen inicio de curso en su tercera temporada en Euskaltel Euskadi: «Intentaré luchar por etapas y por la general. El objetivo es conseguir puntos para poner al equipo lo más arriba posible en el ranking y ganarnos la invitación para la Vuelta, que se sabrá en marzo o abril, y prepararnos fuerte». 

Joan Bou, que rozó su primer triunfo profesional en 2022 en el GP Internacional Torres Vedras de Portugal, donde acabó segundo de la general, mejorando dos posiciones con respecto al año anterior, y tercero en una etapa, se marcha satisfecho de la Volta CV aunque con esa espinita clavada de Altea. «Era muy difícil, con los equipos organizados, pero había que intentarlo, igual que el otro día en Sagunt. Estoy contento con la colaboración de todo el equipo. Era una motivación extra para mí correr en casa, y para el equipo era importante empezar bien el año. Me preparé muy bien esta carrera en invierno. Las carreteras que hemos hecho estos días me las conozco al dedillo. Pero se está yendo más rápido cada año y el nivel ha subido mucho, aunque estamos en la pelea otra vez», concluyó Joan Bou, residente en Valdelinares, el pueblo a mayor altitud de la península, donde, dice, «puedo entrenar puertos largos y estoy a solo hora y media de casa».