Dauphiné

Caída de Ayuso, Roglic y Evenepoel en la quinta etapa

La montonera obligó a la organización a neutralizar la etapa hasta la meta y declararla sin vencedor

Ayuso con un miembro del UAE Team Emirates

Ayuso con un miembro del UAE Team Emirates / Twitter UAE Team Emirates

El Dauphiné entrará en el fin de semana decisivo con tres etapas de montaña en las que los favoritos se jugarán la carrera y algunos de ellos, como el líder Evenepoel, Roglic y Juan Ayuso, afectados por una caída masiva a 21 km de la meta de la quinta jornada que les causó alguna contusión.

Ese golpe multitudinario en pleno descenso de la Cota de Bel Air obligó a la organización a neutralizar la etapa hasta meta, adonde llegó el pelotón con dos menos, las bajas preocupantes de los neerlandeses Van Barle y Kruijswik, ambos trasladados a un hospital en ambulancia.

Los favoritos, sin lesiones importantes

El grupo se presentó en Saint-Priest sin disputa por la victoria, sin tiempos, solo contando los puntos de la montaña previos al momento de la caída. Aparentemente los favoritos llegaron sin lesiones importantes. Evenepoel estuvo sentado varios minutos tras el percance, temiendo lo peor, pero al final se levantó y llegó a meta en su bici.

Lo mismo Roglic, el menos afectado, mientras que Juan Ayuso presentaba una herida notable en el muslo de la pierna izquierda. El ganador de la Itzulia también terminó el paseo neutralizado sin mostrar grandes dificultades.

El Dr. Adrian Rotunno, Director Médico del equipo de Ayuso, el UAE Team Emirates, dice que Ayuso presenta una "fuerte caída sobre cadera izquierda, codo, rodilla y tobillo. Abrasiones profundas en cadera y codo izquierdos. No hay fracturas evidentes. No hay conmoción cerebral ni lesión medular. Estará rígido y dolorido durante los próximos 3-4 días". El doctor ha autorizado provisionalmente a todos los corredores del equipo a correr mañana viernes 7 de junio. No obstante, la cercanía del Tour de Francia, que arrancará en tres semanas, y las sensaciones de cada uno de los tocados este viernes, podría llevar a más de uno a decidir abandonar la Dauphine para recuperarse a tiempo de la grande boucle.

Todos los demás corredores del equipo de Ayuso también cayeron en el Dauphiné: Vink, Wellens, Sivakov, Politt, Arrieta y Soler.

La falta de coches de asistencia obligó a la dirección de carrera a neutralizar la etapa

La falta de coches de asistencia obligó a la dirección de carrera a neutralizar la etapa / Twitter UAE Emirates

Llueve sobre mojado

De nuevo una caída masiva sobrecogió al pelotón, haciendo recordar la que se produjo en la Itzulia el pasado 4 de abril, que dejó fuera de combate a Vingegaard, Evenepoel y Roglic, entre otros.

En aquella ocasión, y ante la falta de ambulancias, la organización neutralizó la etapa, lo mismo que en esta jornada del Dauphiné. Ante todo prevaleció, como indica además el reglamento, la seguridad de los corredores.

La carrera entra en el momento de la verdad pendiente del estado de salud de los implicados en la caída. Evenepoel saldrá con el maillot amarillo, con una ventaja de 33 segundos sobre Roglic y de 1.04 minutos respecto al estadounidense Matteo Jorgenson. Oier Lazkano (Movistar) es quinto a 1.21 y Carlos Rodríguez décimo a 1.41.

Este viernes 7 de junio se disputa la sexta etapa, entre Hauterives y Le Collet d'Allevard, de 174,1 km, jornada con final en alto en el que se citarán los candidatos de la general. A destacar el Col du Granier (2a, 8,9 km al 5,5 por ciento) y el ascenso a meta de categoría especial con 11,2 km al 8,4).

Roglic, incrédulo

"Es una locura, otro gran accidente. Por suerte llegué a la meta, probablemente algunos corredores no. Estoy un poco preocupado porque me he caído en el lado en el que tenía mis problemas del pasado. Necesito comprobarlo. Por lo demás, estoy bien", dijo Roglic.

Roglic durante la carrera del Dauphiné

Roglic durante el Dauphiné / Daniel Cole

Declaraciones de Evenepoel

"En general estoy bien, algún rasguño en el lado derecho y también un golpe en la cabeza. El casco me salvó hoy. Hay corredores en una situación peor, y les deseo a todos una buena recuperación. Ahora queda todo para mañana y no conviene centrarse demasiado en lo que pasó", dijo el campeón del Mundo de crono.

Evenepoel comentó su preocupación por el estado de su hombro, del que fue intervenido hace pocas semanas tras su caída en la Itzulia.

"Me sangra el hombro y tendremos que ver qué dicen los médicos cuando vean la placa. Ya veremos mañana, pero no queda otra que seguir. En el momento de la montonera todos luchaban por la posición, ya que era el último punto complicado del recorrido. Algunos se deslizaron delante de mí, casi lo puedo esquivar, pero una bicicleta pasó debajo de mí y luego yo pasé por encima cuando se enganchó en mi rueda. Espero que todos se recuperen bien", concluyó Evenepoel.